La de Paracuellos sostiene que su representante y ‘hermano’ Toño Sanchis, le ha esquilmado parte del dinero que ha generado en los ocho años que dura su representación y dice haber presentado pruebas a sus jefes de ello. Un asunto muy feo que si tanto era la querencia que se tenían debía de haberse dirimido privadamente o en los tribunales, que para eso están.

Por lo visto, sus jefes que tanto la quieren y la han ayudado a desenmascarar al villano, decidieron que este merecía el sacrificio en la plaza pública de ‘Sálvame’ . A principios de Diciembre, la que dice haber estado callada y llorando en silencio su desventura, animada por la inefable Paz Padilla, se lanzó a la yugular de su ahora enemigo y empezó el escarnio público del supuesto-posible-todavía no demostrado, defraudador.

Se han sucedido los alegatos de Belén Esteban con una verborrea imparable en forma de anzuelos, a ver si el otro pica y se manifiesta.

Todo en aras de que Toño se siente en un ‘Deluxe’ a defenderse, lo que sin duda alguna les proporcionaría (o eso piensan ellos) una victoria contundente contra su ‘gran enemigo’ el magnífico programa de Antena tres y no el escaso punto y unas décimas de audiencia con el que ayer consiguieron quedar por encima de ‘TCMS’. Los ‘Belenazos’ que los encumbraban al Olimpo son ya cosa del pasado.

Vimos ayer a una mujer totalmente dispersa y a la que por momentos se le olvidaba el discurso, tal vez porque sabiendo que los abogados de Toño grababan sus declaraciones decidió bajar un poco el listón. Pero el programa no iba a consentir tibiezas o más de lo mismo, que es lo que escuchabamos en una entrevista tediosa y larga hasta que una María Patiño, más ‘Blanca Diva’ (su alter ego) que nunca, con el rostro demudado y con tono acusador, hizo que la Esteban llamase a un abogado para que le contase la villanía más grande de su representante.

Vídeos destacados del día

Según este abogado (de toda confianza) cuando ella estaba ‘malita’ le dijo a Toño que no debía consentir que trabajase tanto, a lo que el otro le respondió: ‘No te preocupes, que si muere pondremos precio a su entierro’. Cómo consintió el ahora ‘buen samaritano’ escuchar tamaña barbaridad sin ponerlo en conocimiento por lo menos de la familia de la ‘enferma’ es algo que ella y los suyos se deberían por lo menos preguntar.

Y de nuevo esta mujer agraviada, que en todo momento mantuvo mirando a cámara un monólogo con el ausente, se convertía en verdugo y le instaba una y otra vez a que hablase. En el ‘Deluxe’, claro. Esa es la estrategia a seguir: llevar las acusaciones contra Toño Sanchis hasta límites que hacen muy difícil que alguien en su situación no se revuelva y salte. Parece sin embargo que él está bien asesorado y que eso no va a suceder.

Lo único cierto por ahora es que Belén Esteban, alentada por su pareja, compañeros y jefes, no va a cejar en su empeño de intentar lograr que Toño no pueda volver a ganarse la vida como representante en este país.

Esa es su venganza, pero no debería olvidar que ‘Cuando la cólera y la venganza su unen, su hija es la crueldad’ . A veces un poco de contención es imprescindible para no crear rechazo.