"La fama es muy provechosa en términos económicos, pero no es para toda vida, así que hay que aprovecharse de ella mientras dura". Esta es la máxima que tiene que haber estado presente durante los casi dos años que la tronista más longeva de la historia de Mujeres y Hombres y Viceversa ha estado en la picota del programa, donde ha sido una de las caras más visibles y polémicas desde que entrara como pretendienta... y hasta que se ha marchado del trono más largo de la historia del dating show de Telecinco con Dosel.

Sabedora desde un primer momento que los personajes televisivos que más controversia, polémica, interés, admiración o odio son los que más gustan a las productores y directores de los programas de la pequeña pantalla, dado que de ellos depende en gran parte la llegada de nuevos seguidores a un espacio televisivo concreto, Steisy se ha dedicado durante muchos meses a estirar el chicle de manera alarmante, llegando a producir el efecto contrario en los seguidores de MYHYV, el de desear que acabe ya su momento de fama.

Pese a todo, esta lo ha hecho bordado, como si de un plan trazado con anterioridad se tratase. La tronista que más besos se ha dado, que más pretendientes ha tenido, que más asuntos fuera del programa ha realizado y que más historias conmovedoras relacionadas con su pasado ha vendido, ha rentabilizado cada minuto en Mujeres y Hombres y Viceversa para seguir engordando su hucha.

Todas estas historias le han llevado a ser la tronista requerida para más bolos y con un caché más alto del programa en mucho tiempo, llegando a realizar hasta ocho bolos al mes a razón de entre mil y mil ochocientos euros cada uno, a los que habría que sumar los 450 euros semanales que percibía por estar en el trono.

Esto le ha llevado a tener meses con ingresos de más de ocho mil euros en su cuenta, lo que multiplicado por alrededor de veinte meses en la picota le ha llevado a amasar unas cantidades propias de un ejecutivo empresarial de éxito.

Vídeos destacados del día

Ahora, con Dosel, ya ha comenzado el carrusel de entrevistas y su futuro parece que pasa por seguir en la televisión... mientras dure. Allí está el dinero.