Tal y como les adelantamos aquí en primicia, Jorge Javier Vázquez dejará la Televisión en cuestión de meses y lo hará "para no volver", según palabras textuales del presentador estrella de Telecinco.

Unas palabras en las que, según aseguran varios compañeros suyos en la televisión de Mediaset, se ha reafirmado tras comentar por primera vez en el programa de María Teresa Campos '¡Qué tiempo tan feliz!' sus intenciones sobre acabar con su carrera televisiva después de veinte años en la primera plana de la pequeña pantalla de manera ininterrumpida.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

En cuanto a los motivos que Jorge Javier Vázquez alega no sólo en cansancio y el desgaste propio de una persona que ha llegado a pasar, entre emisiones en directo y grabaciones, jornadas de más de catorce horas en la cadena de Fuencarral, sino también las consecuencias que esto tiene directamente en su vida familiar y de pareja, dejando en muchas ocasiones a esta de lado y de lo que parece arrepentirse y mucho el catalán.

Después de haber trabajado a destajo durante dos décadas, y de haberse convertido en uno de los rostros televisivos mejor pagados de la televisión, con una ficha anual que rondaría los tres millones de euros, según las informaciones vertidas en relación a los salarios de los presentadores en España, el conductor de Sálvame y Sálvame Deluxe cree que ha llegado el momento de pedir una jubilación anticipada y dedicarle las 24 horas del día a descansar y a su pareja.

Para ello, Jorge Javier, parece estar estudiando distintas opciones fuera de España para cambiar su residencia habitual, al menos durante un tiempo. Las opciones serían varias y el objetivo el mismo, pasar desapercibido y poder vivir la vida y recuperar el tiempo que todos estos años no ha tenido en pro de una carrera profesional de máximo éxito.

Vídeos destacados del día

Quizás lo más traumático para sus seguidores sea que el protagonista de esta historia haya asegurado que su marcha no será un paréntesis, si no un adiós definitivo a la televisión, a la que no volverá. A buen seguro que le echan de menos.