A todo el que entienda un poco lo que representa el mundo teatral y los musicales, le tiene que haber llamado la atención que J.J. Vázquez presentador y ‘Dueño del cortijo’ de ‘Sálvame’ se decidiera a dar un paso más  para  no solo seguir siendo empresario, sino también protagonista actor-cantante de un musical basado en su primer libro autobiográfico ‘Iba en serio’ que ha dado nombre a la obra.

Ya en su estreno en Málaga la crítica fue demoledora, pero eso él dice que no le importa aunque sabemos de sobra que miente. Jorge Javier se ha preparado como ha podido y flaco favor le hacen sus palmeros, a los que podemos ver babeando arrope cada vez que hablan de su nueva faceta y de la obra, no diciéndole la verdad en privado, pero aquí como en la fábula: a ver quien le pone el cascabel al gato.

Un buen actor necesita trabajar mucho, pero se ha de tener una base de talento para ello y por lo visto eso aquí falla, no en los tres actores esplendidos que acompañan y arropan al presentador, ni en la magnífica Kiti Mánver que logra salvar una obra vacía de contenido, haciendo eso sí, todavía más pequeñito a J.J. como actor protagonista. Talento es lo que al parecer le falta a él y eso no lo suplen ni ensayos, ni ganas, ni mucho menos el dinero que sin duda habrá invertido en sacar adelante este paroxismo supremo al ego de J.J. Vázquez.

Los críticos de ‘El Mundo’ y de ‘Periodista Digital’ no han querido hacer demasiada sangre, pero han sido contundentes. Así se expresa ‘El Mundo’: ‘Le falta naturalidad y emoción en las escenas dramáticas y sobre todo voz para cantar. Cuando el coro le arropa, da el pego, pero en los solos se viene abajo’. Lo que viene a demostrar que uno puede tomar clases de canto durante años sin que le sirvan para algo más que para no desafinar.

Sergio Espí, crítico de ‘Periodista Digital’ escribe: ¿Cómo es J.J. como actor? Mediocre. Tenía esperanzas de decir lo contrario, de verdad, pero no puedo. El problema es que no actúa, recita’.

Vídeos destacados del día

Es decir más o menos lo mismo que hace cuando publicita un producto en su programa. Si no eres buen actor haciendo publicidad es que no lo eres en absoluto.

Ambos críticos insisten en destacar el buen hacer del resto de actores que son los que salvan una obra sin interés e incluso dicen que en ocasiones: patética, grotesca y de un narcisismo irrespirable.

J.J. Vázquez no es actor, ni cantante ni bailarín pero es el ‘Dueño del cortijo’ y eso hace que a nivel de taquilla la obra funcione. Su público va a verle y él se declara feliz aunque sin duda la procesión va por dentro.