Madrugada muy contradictoria en la casa de Guadalix, quien hasta el momento parece ser la ganadora del reality ( y ya sabe qué hará con el maletín) se ha convertido en las últimas horas en una "víctima" del encierro.

Gran Hermano 16 ha dado mucho de sí y sin lugar a dudas será una de las ediciones más recordadas, si no es por la participación de Maite, será por las relaciones sentimentales de su hija dentro de Guadalix y sino aún más por la primera relación gay dentro del concurso en España.

Sofía ha dicho al Súper que quiere abandonar, la de Pamplona no soporta el "paripe" que han montado dentro del reality el vasco y el chino granadino.

Parece que se ha dado cuenta de lo que realmente pasa, que la relación de la pareja va mucho más allá de lo que todos los concursantes suponían.

Lo que parece ser que es que Sofía no quiere perder ante la pareja de chicos de la casa que se han ganado a la audiencia. Aunque por el momento no sabemos "la verdad" que uno a estos dos amigos, Sofía ya parece haberla descubierto.

Y si nos queda una artista cirquense en un cuarto puesto, está claro que si los chicos ganan Sofía se quedaría tercera. Un puesto que a ningún concursante del reality le gusta obtener ya que pasa más desapercibido por la Televisión y es justamente lo que ella no quiere, ya que recordemos que la hija de Maite entró para ser reconocida como una de los "famosillos" de nuestro país.

Suponemos que todo es una estrategia y que la producción ya la ha convencido para que se quede hasta el final.

Vídeos destacados del día

Aunque también es cierto que abandonar a esta altura del programa daría mucho de sí ya que sería la única concursante que se atreve a hacer algo así.

Esperemos que no y que sólo sea un mal momento después de una larga gala donde los porcentajes a ciegas se dieron casi al final, donde el vasco y el chino se pasaron dos horas en el confesionario a la madrugada, y donde Sofía y Niezdiela no supieron disfrutar de la fiesta que les montó la producción. Las dudas, los nervios y los últimos días ya se notan en cada uno de los concursantes que no ven la hora de celebrar esa gran final que está a la vuelta de la esquina.