El Rey de España, Su Majestad Felipe VI vuelve a la primera plana de la actualidad con un discurso de marcado carácter político marcado por el incierto resultado de las Elecciones Generales del pasado domingo, además de apelar a la unidad de España y en el que llama a un último esfuerzo a los españoles para lograr la ansiada recuperación económica.

Con estos tres ejes, y haciendo un repaso de lo que ha sido el curso político, económico y social, el monarca español se pondrá por segunda vez en su vida, en sus segundas navidades como Rey de España, ante las cámaras del ente público de radio televisión española para dar el habitual discurso a la nación de Nochebuena.

Un discurso que, como no podía ser de otra manera, tendrá una fuerte carga política al llegar tan sólo cuatro días después de que se conocieran los resultados de las Elecciones Generales a la presidencia de España y cuyo resultado, más abierto que nunca, ha provocado que todavía no se pueda saber quién será el próximo presidente de la democracia española...

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Casa Real

o incluso si habrá unas nuevas Elecciones.

Una posibilidad que el Rey ya ha encomendado al ganador de las Elecciones, Mariano Rajoy, a evitar a toda costa, llamando a la negociación tanto a este grupo como al resto para así evitar unos segundos comicios y la inestabilidad especialmente económica que esto conlleva.

En esa misma línea, y en el año en el que se ha conocido la afronta independentista catalana, lo que lleve al Rey de España a pedir a todos los partidos que trabajen en pro de la unidad nacional y en beneficio de la mayoría ante un curso que puede resultar decisivo para los intereses generales de los españoles.

Será precisamente la economía, los síntomas de recuperación y el año que entra, en el que España debe seguir creciendo, el tercero de los grandes temas a abordar por Felipe VI en lo que espera sea el último empujón de los españoles antes de recuperar la normalidad económica perdida hace ya casi nueve años.

Con esto, Felipe VI afronta el que será su discurso más complicado en un momento de cruce de caminos en el que los tiempos marcan tomar decisiones.