3

Quizá muchos fans recuerden el opening de Dragon Ball Z donde aparecía un siniestro ojo en fondo rojo. Otros recordaran incluso de quien se trata ese misterioso y enigmático personaje. Sin embargo muchos fans nuevos o algunos no tan memoriosos no lo sepan. Es por eso que decidimos hacer una nota para aclarar las dudas al respecto. En primer lugar hay que decir que en su momento se dio lugar a muchísimas especulaciones. La más disparatada se trataba de un debate sobre si el ojo era del diablo o no. Incluso se ha tratado de abonar a la ridícula teoría de que Dragon Ball presentaba mensajes subliminares acordes al satanismo, nada de eso era cierto.

Luego se dijo que se trataba del diablo que nunca había aparecido cuando Goku visito el infierno por equivocación. Luego se habló de un personaje inédito que nunca había aparecido en el anime. Lo cierto es que el enigmático ojo que se presenta en el opening no es más que el Dr Gero.

Este personaje perteneció a la patrulla roja siendo de sus principales científicos, luego, cuando esta fue destruida juro venganza y por eso desarrollo varios androides con la misión de asesinar a Goku. El Dr Gero no cumpliría su objetivo pero estaría muy cerca ya que al final de la saga de Cell Goku tuvo que dar su vida para salvar a la Tierra en uno de los momentos más épicos de la serie. La segunda muerte de Goku significo un antes y un después en la historia y tendría repercusión con la siguiente saga, la de Majin Buu.

Vídeos destacados del día

Por el lado del opening tenemos que decir que en la versión en español no se nota el bigote del Dr Gero, pero en el escan que les proporcionamos en la galería lo podrán ver sin problemas, incluso podrán ver capturas de los capítulos 128 y 132 donde se ve claramente el ojo del Dr Gero. En la primera foto vemos el resplandor rojo que utilizo para aniquilar una de las principales ciudades, al comienzo de la saga de los androides. Por eso la imagen del opening lo tiñe todo de rojo apocalíptico. Con estas fotos damos por cerrado el misterio que tanto dio que hablar hace varios años.