No son buenos tiempos desde luego para Terelu Campos. La un día altiva presentadora de Telemadrid y que se paseaba con altanería por las demás televisiones patrias ahora parece estar pasando quizás la etapa más triste de su vida.

En Sálvame Deluxe aseguró que se sentía "gorda y fea", la revista Lecturas descubre la enorme deuda que tiene la hija de Maria Teresa Campos con su banco. La publicación relata con todo lujo de detalles la situación de la presentadora televisiva:

En 2013 adquirió un piso de tres plantas, pidiendo una hipoteca de 485.000 euros, a esto se sumó en abril de 2014 una ampliación de 191.051,44 euros, ahora sabemos que acaba de pedir otro nuevo de 115.000 euros.

La totalidad de esta semana la hace Lecturas y arroja una cifra de 791.051.44 euros.

La revista dice que esta deuda es la que le lleva a ir al Deluxe y confesar su relación con Kike Calleja, un reportero del Sálvame al que dobla la edad. El alto nivel al que está acostumbrado a vivir Terelu lo cierto es que tampoco se lo está poniendo fácil. La colaboradora de Sálvame paga cada mes 5.500 euros de hipoteca a lo que se suma una comunidad de vecinos de 250 euros, así como los sueldos de su personal, que cuenta con dos personas a su servicio y un conductor. Esto podría resolverse si acepta ir a Gran Hermano Vip.

Toda esta difícil situación podría mitigarse si entra, pero Terelu quiere que los cuidados que su cabello necesita sean cubiertos por su estilista de confianza y por el momento no hay acuerdo sobre el tema.

Vídeos destacados del día

Desde luego que no parece que sea un obstáculo insalvable, aunque puede que todavía este desencuentro se alargue algo más.

Lo que queda meridiánamente claro es que la hija de María Teresa Campos está en un momento general bastante complicado, en estos días recientemente su madre fue noticia por querer vender propiedades suyas. Los contratos televisivos a las dos cada vez van menguando y las dificultades a la hora de conservar ciertas propiedades aumentan. Otro episodio más de famosas españolas que acaban metiéndose en demasiados pagos complicados de afrontar.