Ayer Divinity estrenaba la nueva serie adolescente para las tardes diarias, 'Yo quisiera' una mezcla de telenovela y serie donde las redes sociales y el mundo digital cobran mucho protagonismo. Es imposible no ver la serie y acordarse de otras series adolescentes diarias de los 90, como la famosa 'Al salir de clase' de Telecinco. Lo que más llama la atención son los escenarios reciclados de la fallida 'Dreamland', incluso podríamos decir que han intentado reformular la serie incluyendo a una bloguera anónima que da vida al cotarro. 

Como en toda serie adolescente hay grupitos de divas y de frikis, un protagonista masculino marcando músculos y sensibilidad y una protagonista femenina dulce y patosa que se enamora del tío bueno.

No pueden haber más clichés en tan solo 30 minutos de serie. Y si a esta mezcla añadimos los acentos latinos podemos pensar que estamos ante una telenovela de las de toda la vida, ¿Táctica para atraer también a las madres de las adolescentes o simplemente para ampliar la audiencia a otros países? Por los menos los acentos son de verdad y no actores intentando dárselas de mexicanos. 

Lana, la protagonista, es la bloguera de moda más famosa de su colegio pero de manera anónima, solo sus mejores amigas saben de su hobby secreto. Todas se reúnen en su cuarto como todas las adolescentes, con la diferencia de que en su habitación podrían entran 4 cuartos de adolescentes de verdad, y hasta un almacén de ropa que es lo que parece con tanto modelito. Además de una madre controladora, un padre ausente y un hermano pasota.

Vídeos destacados del día

 Lo típico de cualquier chica de 16 años. Y sin olvidarnos de que hace de Community Manager del bar donde acuden todos a ver las actuaciones de los cantantes de moda. Totalmente creíble todo. 

André es todo musculo y amabilidad, un camarero cachas que va enseñando biceps por el colegio y que levanta pasiones desde el minuto uno. Además de que es un cantante con problemas para triunfar en el mundo del arte y con tragedia familiar incluida, lo que se dice todo un partidazo en las series de adolescentes. 

Por ahora la mezcla funciona, y a pesar de las críticas en Twitter donde rápidamente se convirtió en Trending Topic, parece que gusta a su público objetivo. Veremos si no se trata de otro batacazo de la productora y la cadena y consigue mantenerse en la parrilla.