‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ ha entrado en un bucle peligroso que amenaza seriamente su continuidad. Ahora mismo no saben qué hacer para darle un final al trono de Steisy y que no parezca una burla hacia una audiencia cada vez más hastiada de todas las mentiras y falsas tramas que se están produciendo desde el verano.

La tronista confeso un desliz (no tuvo más remedio) y en vez de echarla, ella pidió perdón y algunos de sus pretendientes hicieron como que aguantaban los cuernos lo más dignamente posible. Hay más que sospechas de que tras su regreso después de las vacaciones, el desliz se volvió a perpetrar y ahora nos encontramos con la operación de apendicitis de Leo y la visita de Steisy al enfermo auspiciada por la dirección del programa.

Hasta aquí todo más o menos bien, pero ¿Qué nos cuenta la inefable tronista de su visita? Pues que no quería a médicos ni a enfermeras cerca de su ‘amado pretendiente’ y por eso fue ella misma quién le ayudó a ducharse.

Ella lo explica con total desparpajo: ‘¿No veis que nos tenemos tanta confianza?’ ¿Cómo no van a tenerla si ya tuvieron una relación? La ducha y los besos que no ha tenido empacho en confirmar que se dieron ¿No es saltarse las reglas? ¿No existe ya ninguna en ‘MYHYV’ y todo vale? La reacción de los dos pretendientes que quedan después de que Steisy se haya deshecho de Alejandro y de Christian, fue memorable. Traian, que va a decir el pobre, pero menudo papelón el de Dosel cada vez más cómodo en su papel de ‘Convidado de piedra’. Ay que ver lo que consigue que te ofrezcan ser tronista es el ‘Bálsamo de Fierabrás’ capaz de curarlo todo, excepto la dignidad.

Vídeos destacados del día

¿Y qué pasa con Ruth? El programa se encuentra con dos problemas, el primero que su trono no engancha a la audiencia y el segundo que ha sufrido una brusca subida de azúcar. A 700 mg/dl según explicaba su madre por teléfono, lo que la ha llevado a estar hospitalizada. Aunque ahora se encuentra convaleciente en su casa, la diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica e importante que convierte a quién la padece en insulino-dependiente y que requiere un cambio radical de vida, horarios regulares, comida sana y un largo etc. Si bien Manu ha ido a visitarla de camino a un bolo en Cantabria para interesarse por su salud, lo ha hecho con un amigo. Mejor prevenir que curar.

Todavía sin fecha para su regreso, hemos podido ver dos detalles realmente interesantes en su cuenta de Twitter. El primero la foto de la cabecera que muestra a una Rut muy sensual en lencería blanca. El segundo, un ‘Tweet fijado’ en la parte superior de la cuenta con un número de móvil que dice: ‘Para contrataciones….’. ¿No es sorprendente que durante su convalecencia busque conseguir nuevos bolos? ¿Está su vuelta al trono pactada para coincidir con la final de Steisy? ¿Tomaremos las uvas todavía con las dos como tronistas?