Aunque no siempre es así, el perfil mayoritario del participante en Mujeres y Hombres y Viceversa suele ser el de jóvenes de entre 18 y 30 años, parados, sin estudios superiores y que rinden un culto a la imagen en unos índices superiores al que lo hacen el resto de los mortales, lo que los convierten en muchos casos, y sobre todo si acumulan mucho tiempo en televisión, en auténticos modelos a copiar tanto en su forma de ser como en imagen.

Con este cliché por sentado, no es complicado adivinar qué les lleva a estos jóvenes a lanzarse a la teórica búsqueda del amor en televisión, quedando estigmatizados por mucho tiempo por ello en muchos casos.

Y es que la cuestión económica es aquí más relevante que nunca, tanto durante el tiempo que dura su imagen televisiva, como para en los meses posteriores, especialmente si son capaces de mantener vivo el fuego televisivo.

De esta forma, a los entre 60 y 90 euros por programa, en función de si eres pretendiente o tronista, que reciben los autores de este dating show de Telecinco, hay que agregar el resto de añadidos como son las entrevistas en exclusiva a las revistas si su personaje ha llegado a calar en la audiencia, y sobre todo los famosos bolos que llevan a estos famosos de nuevo cuño a pasearse por discotecas y eventos de todo tipo, previo pago de su importe.

En cuanto a las entrevistas a las revistas en exclusiva, estas suelen rondan entre los 600 euros y los 1.500, dependiendo del grado de importancia tengan y de la previsión de ventas en el momento del lanzamiento del número, por parte de la empresa editora. En relación a los bolos, las cifras también varían en función del nivel de fama de los protagonistas.

Vídeos destacados del día

Eso sí, en muy pocos casos su caché por noche trabajada baja de los 300 euros.

Una cifra que aumenta vertiginosamente cuando un tronista como Rafa Mora es requerido por una discoteca, elevando el precio por bolo hasta los 1.500 euros. Como ven, a los 1.800 euros de un tronista, si este consigue firmar dos bolos durante un mes, algo nada descabellado, sus ingresos se disparan hasta los 4.800 euros en el mejor de los casos. Una cifra muy golosa.