La gala del jueves dejó la expulsión de una Raquel que sin lugar a dudas ha dado más juego en su regreso que en su papel de concursante normal. El morbo de su entrada para volver con Suso y la relación de "uñas afiladas" con Sofía por el catalán han sido la comidilla de un programa que además vieron como el "edredoning" entre Raquel y Suso se desataba.

La audiencia parece que con sus votos, ha hecho que salga reforzado el frente de Sofía y Marta, frente a un Suso que parece aguantarlo todo, ahora compartirá banco de nominación con Marina y Sofía. Todo apunta que Marina será la que pague el pato de un concurso en el cual no ha aportado nada digno de interés.

Una concursante de esas que pasará al olvido fácilmente y que realmente nadie echará en falta en la casa.

Lo cierto es que es bastante triste que pase alguien tan desapercibido, pero es que ni sus compañeros a la hora de nominarla tenían verdaderas razones, algunas como Marta les falto decir un "Eres muy maja pero me sobras".  La audiencia decidirá como cada jueves y a buen seguro decidirá que Sofía y Suso continuen en un programa donde realmente ya van quedando pocas tramas de interés.

El morbo de un nuevo acercamiento por parte de Sofía hacia Suso existe, aunque sabemos que el catalán es conocedor de que esto quizás podría ser lo peor que podría hacer si es que quiere llegar a la final del programa. Sofía, la superviviente del programa también ha pasado por fases complicadas en las cuales su expulsión estaba cantada, ahora tanto ella como Marta se han quitado una enemiga . 

En otro orden de cosas, veremos que tal se integra la nueva concursante mexicana y si nace "algo" con su entrada en el un programa que semana a semana va perdiendo integrantes.

Vídeos destacados del día

Como anécdota de ayer en la gala,dejaremos el enfado descomunal con una Amanda que no se calla ni debajo del agua. Mercedes Milá parece que cada vez aguanta menos, y es que la paciencia que hay que tener en las galas con los comportamientos de los concursantes es infinita.