Según un informe elaborado por la prestigiosa Universidad de Oxford y que hizo público el "Instituto Reuters para el estudio del periodismo", los medios de comunicación españoles son los menos creíbles de Europa y los segundos menos creíbles del mundo. El informe se ha elaborado sobre 12 países.

En España, la muestra es de más de 2000 personas. Los resultados son tajantes, la confianza de los españoles en los medios que consultan habitualmente es del 46%, siendo éste el dato más bajo de cuantos países se han estudiado en el informe. La confianza general de los españoles en los medios de comunicación es del 34%, superando sólo a Estados Unidos, país en el que los medios de comunicación generan una confianza en sus ciudadanos del 32%.

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FesP) ha tildado estos datos de "lamentables".

Inmersos como estamos en plena campaña electoral, éste es un dato revelador y esclarecedor. Muchos medios son dirigidos y usados burdamente para generar opinión y modificar el voto. Hay ejemplos flagrantes como TVE, TeleMadrid o Canal Sur, televisiones públicas totalmente politizadas y al servicio del partido gobernante. Hemos asistido tristemente al cese inesperado de presentadores que tenían a sus programas bien situados en los índices de audiencia por presiones políticas.

También vemos este tipo de situaciones en prensa escrita, quedando reducidos a meros panfletos publicitarios lo que un día fueron periódicos de información. Casos de corrupción que coparían portadas y portadas en cualquier país democrático, pasan inadvertidos para nuestra prensa escrita según al partido político al que afecten.

Vídeos destacados del día

Por contra, se realizan campañas mediáticas espectaculares, convirtiendo las nimiedades de otros en el tema más relevante del día y lanzando portadas atacando descaradamente a determinados partidos sin ningún tipo de fundamento. Quien no apoye estos dictámenes gubernamentales ve comprometido su puesto de trabajo, tal y como le ocurrió al ex-director del diario El Mundo, Pedro J. Ramírez.

No mejora la situación en la radio, donde también transcurren horas y horas de críticas absurdas y de justificación y ocultación de graves casos de corrupción que afectan al total de los españoles.

A este juego se suman actualmente las encuestas electorales, que son ampliamente difundidas por los medios de comunicación, no por su fiabilidad, que se ha demostrado nula en las últimas citas electorales y que, actualmente tratan de crear opinión en lugar de mostrar la opinión de los españoles.

Por todo ello, cobran más importancia si cabe, plataformas independientes como ésta, donde se puede escribir con libertad y sin ninguna presión externa o interna que dirija tu artículo en una u otra dirección.