La actriz respondió con esta sorprendente afirmación cuando fue preguntada al respecto en una entrevista para la publicación The Hollywood Reporter. La culpabilidad y una extraña sensación que no supo administrar fueron los sentimientos protagonistas después de rodar la escena en estado de ebriedad, según afirmó Lawrence.

La joven actriz ha rodado junto Chris Pratt esta nueva cinta de Sony titulada Passengers en la que se narra la historia de un pasajero espacial que despierta antes de tiempo de su criogenización. Ante la soledad de encontrarse junto a miles de pasajeros en situación de letargo, el protagonista decide despertar al personaje interpretado por Jennifer Lawrence iniciando así una apasionada historia romántica.

En esta película ha tenido lugar la primera escena de sexo que interpreta la actriz y los nervios ante este nuevo reto la llevaron a tomar la decisión de acudir a la bebida para relajarse. “Me emborraché muchísimo pero luego eso me llevó a tener más ansiedad” afirmó Lawrence durante la entrevista claramente arrepentida de su fallida decisión. Tras el rodaje de la problemática escena, afirma la actriz, el único pensamiento que ocupaba su mente era el hecho de que él, Chris Pratt, estuviese casado.

Aún consciente de que este tipo de situaciones son una parte fundamental de su trabajo que debe aprender a administrar con naturalidad, Lawrence admite que su razón y sus sentimientos no se lograron poner de acuerdo en este sentido y la culpabilidad la acompañó algún tiempo tras el rodaje. La sensación de haber estado en actitud más que cercana con un hombre casado no ha resultado agradable para la joven actriz quien aún deberá enfrentarse a una enorme cantidad de situaciones embarazosas durante su carrera cinematográfica.

Vídeos destacados del día

Jennifer Lawrence ha demostrado una enorme simpatía y una gran naturalidad en cada una de las entrevistas que ha concedido y esto se suma a su gran talento como actriz para dar lugar a una de las más queridas profesionales de la gran pantalla que aúna atractivo personal y físico con una belleza única que la diferencia de forma notable de algunas de sus compañeras.