Hemos tenido que esperar dieciséis ediciones de Gran Hermano para poder disfrutar de las primeras imágenes de una nueva modalidad de edrededoning. Aunque sospechamos que no ha sido la primera vez que ha ocurrido en el interior de la casa de Guadalix de la Sierra, ha tenido que ser el último en llegar, Ricky, el que nos haya presentado en sociedad el 'auto-edredoning'.

Y es que el tiempo que los chicos llevan en la casa, aunque en su caso sea el que menos tiempo lleva, empieza a pasar factura a todos los niveles, y también en el del apetito carnal, donde Ricky parece estar bastante curtido fuera de la casa pero cuyo grifo, al menos por ahora y a falta de que aterriza la nueva mexicana, parece cerrado.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Con este panorama, Ricky no ha tenido mejor idea que desahogarse a sí mismo utilizando la tradicional técnica del edredoning, es decir, taparse con una sábana para posteriormente por debajo de ella dar tienda suelta a su imaginación y así autosatisfacerse a falta de un plan alternativo, lo que no ha tardado en convertirse en comidilla de los seguidores de este programa.

Más allá de las imágenes, en Twitter, y pronto fuera de él, ha empezado a rodar ya el vídeo en el que se puede ver con meridiana claridad como Ricky va completando poco a poco todos los pasos de este ritual que, seguramente, ya ha llevado a cabo en más de una ocasión por la perfección de sus movimientos.

En ese vídeo, se le ve dándole al tema hasta que en un momento determinado, no sabemos a qué altura del 'apaño' abre la puerta de la habitación un compañero de convivencia como es Carlos, obligando al protagonista a parar y a tener que buscar un nuevo lugar en el que finalizar lo empezado.

Hasta ahora, creemos que el baño era el lugar escogido para hacerlo, pero allí hay una cámara por motivos de seguridad y Ricky prefiere hacerlo escondido bajo una sábana. Una imagen algo escatológica pero que está revolucionando la red y de la que teníamos que darles buena cuenta.

Vídeos destacados del día

Por suerte, en el vídeo sólo se intuye lo que pasa.