Sea por el enamoramiento que Han está viviendo dentro de la casa, o por las necesidades fisiológicas que necesita cubrir el chino granadino, lo cierto es que cada día que pasa busca dar un paso más en su relación con Han en busca de un desahogo físico que no acaba de llegar.

Como este no llega, el primer concursante asiático de la historia del programa ha decidido empezar a buscarlo, 'a las bravas', es decir, sin consentimiento y provocando imágenes tremendamente desagradables y momentos que sobrepasan cualquier relación de amistad o de buen rollo entre dos personas que en cualquier momento hacen estallar su magnífica relación con Aritz, quien hasta ahora había preferido guardar silencio a 'montar un pollo'.

Pero esa situación de tranquilidad y de respirar tres veces antes de hablar o quejarse parece haber llegado a su fin. Por no parar el tren en su día, el vasco se encuentra ahora en una situación complicadísima. Por un lado con una vinculación grandísima con Han, su mejor amigo y apoyo dentro de la casa. Por otro, con un amigo que desea a toda costa tener relaciones con él, independientemente de que este quiera o no, tal y como se está viendo en los últimos días dentro de la casa de Guadalix de la Sierra.

Para muestra un botón que hemos podido apreciar en la última noche y que ha provocado que por primera vez un concursante haya denunciado públicamente, en el confesionario y a la dirección del programa acoso por parte de otro habitante en Gran Hermano. Algo que ha hecho Aritz.

Esto se ha producido como consecuencia de las noches cálidas que ambos se brindan cada día, con abrazos, arrumacos y besos, pero que en esta ocasión han llegado a un nuevo escenario cuando Han ha decidido comenzar a tocar y sobar por todo el cuerpo, incluyendo zonas que por dignidad no se deberían ni rozar, en busca de calentar a su compañero de noches.

Vídeos destacados del día

Una situación que Aritz considera a todas luces es inaceptable, habiéndose Han saltado todas las normas mínimas de convivencia sobrepasando sus derechos. Su relación comienza a pender de un hilo.