La hora sin cámaras de los dos tortolitos de la casa de Gran Hernano 16, Suso y Raquel, quienes, por cierto, se han peleado más veces que besos se han dado delante de las cámaras hasta este momento, ha dejado muchos momentos para analizar. Vamos pues a ello.

Como recordarán los seguidores de Gran Hermano, la petición de la hora sin cámaras posterior a una cena romántica la propuso Suso. Justo antes de la bronca importante que ambos tuvieron el pasado domingo, el catalán quiso quitarse el peso de encima que le estaba suponiendo abrazarse y rozarse con una chica como Raquel y, en un momento de calentón, no dudó en pedir algo de intimidad a la dirección del reality.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Dicho y hecho. Llegaba el momento de decidir si ambos deseaban llevarlo a cabo y Raquel, tras ser separada del resto de sus compañeros era movida a la casa aparte donde le ponían el vídeo de la petición y la hacían sentarse en la mesa.

Poco después llegaría Suso y ambos cenarían tranquilamente, con la tensión de manejar la certeza que tras esa cena llegaría el momento clave.

Y llegó. Las cámaras se bajaron y los audios siguieron encendidos revelando todo lo que allí sucedía. Durante los poco más de 25 minutos que duraría el acto en cuestión se escucharon frases como "me flipa", "ya te dije que después de esto te ibas a enamorar" y varios "te quiero" fueron rondando por encima de la cama en un acto que selló su amor... aunque en mucho menos tiempo de lo que todos esperábamos.

Algo de lo que se dieron cuenta ambos protagonistas al acabar, cuando ya sin más posturas en el repertorio, decidieron quedarse tumbados esperando a que volvieran a encenderse las luces, dándoles tiempo a repasar la jugada. Dándose cuenta del poco tiempo que habían estado dando rienda suelta a sus pasiones, Suso no dudó en asegurar que "no hemos dado la talla", preocupado porque fuera piensen que no es lo 'macho' que vende.

Vídeos destacados del día

Por suerte, el acto en cuestión acabó con el catalán diciéndole a Raquel: "¿te quieres casar conmigo?". Aunque ninguno de los dos diera la talla, parece que se gustan, y eso es lo importante.