¡La guerra ha estallado en la casa de Gran Hermano 16! Desde que el pasado jueves, Raquel volviera a la casa como la repescada de esta edición, la extremeña y novia de Suso y su enemiga declarada dentro de la casa, Marta, no habían vuelto a hablar ni a dirigirse la palabra. Hasta hoy. Durante la realización de la prueba semanal, Marta y Raquel se han enzardado en una gran bronca que a punto ha estado de acabar en agresión física, ya que ambas han tenido que ser separadas por sus compañeros Amanda y Suso para no llegar a las manos.

Tras regalarse todo tipo de insultos la una a la otra, Raquel y Marta se han encarado en una bronca que nos ha recordado mucho a la protagonizada entre Suso y Vera, que también estuvo a punto de llegar a agresión física.

"¿Me vas a pegar?, ¿Me vas a pegar?". Le decía Raquel a la canaria, que se dirigía hacia ella con cara de pocos amigos.

Lo cierto es que, pese a que gracias a la intervención de algunos de sus compañeros, la sangre no ha llegado al río finalmente, Raquel y Marta han protagonizado uno de los encuentros más desagradables que se han podido ver en esta edición de Gran Hermano y que podía haberle costado la expulsión directa a alguna de ellas o a ambas, de no ser por Suso y Amanda que han acudido rápidamente a separar a las enemigas oficiales de este GH. 

Este encontronazo se veía venir desde hace días, ya que desde el regreso de Raquel a la casa de GH, la tensión entre ambas ha ido aumentando por segundos, aunque ambas habían evitado encontrarse hasta que hoy no han podido más. Lo que ha comenzado como una simple discusión por la prueba semanal ha podido acabar en agresión y expulsión disciplinaria para ambas.

Vídeos destacados del día

¿Cómo afrontarán sus próximos días juntas en la misma casa tras este grave desencuentro?, ¿Volveremos a ver otra pelea de tales dimensiones entre Marta y Raquel?, ¿Está Marta celosa por la relación de Suso y Raquel, al igual que Sofía? Estaremos muy pendientes de todo lo que suceda en GH 24 horas para contaros todo, como siempre, antes que nadie.