Escandalosa noche en GH16, debido a la fiesta de los participantes del reality más famoso del mundo. A uno de los integrantes se le acabó la paciencia, el vasco, y se tiró hacia el asiático, momento en que todos sus compañeros intentaron hacerlo entrar en calma. 

Gran Hermano 16 está colapsando y las hormonas van en crecida, generándose un ambiente candente en cada momento. Ya sea por el deseo de los participantes de dar amor, o bien por las ganas de discutir constantemente. 

Esta última noche, hubo tres momentos muy tensos en GH16: Primero, Sofía haciendo hasta la imposible para lograr llamar la atención de Suso.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Por otro lado, Suso buscando contención en la cama de Danielle y Niedziela, y finalmente la furia entre Han y Aritz. 

Feliz por la expulsión de Raquel del reality, y teniendo en cuenta la “desinhibiciones” características de las fiestas de Gran Hermano 16, Sofía intentó nuevamente darle un beso a Suso.

¡Una atrevida y audaz chica! 

La reacción del participante de GH16 fue muy directa y fría, le dejó en claro que frene porque no quería darle un beso en la boca. Igualmente, ni se tomó la molestia de levantarse del sofá para alejarse de su compañera. Con una gran sonrisa le corrió la cara y ella, al instante, le pidió disculpas, admitiendo que “se le fue la olla”. 

El “acoso” de Sofía a Suso siguió toda la noche, entre histerias varias, hasta que en un momento la bomba estalló por completo en la casa de Gran Hermano 16 con la fuerte pelea entre Han y Artiz. 

El vasco nuevamente se fue de las ramas a tal punto de abalanzarse contra el asiático, quien le pidió que no lo toque, que no lo empuje. Inmediatamente los participantes fueron separados y todo quedó ahí. 

Luego del violento episodio, Han se refugió en Daniella y Marta, sin poder contener las lágrimas.

Vídeos destacados del día

Minutos después Artiz se acercó con la intención de mejorar las cosas pero todo terminó peor aún. 

Se vienen días muy tensos en la casa más famosa del país. Los participantes sienten el encierro y cada día están más impacientes.