Aritz celebró anoche, por todo lo alto, su 25 cumpleaños dentro de la casa de Gran Hermano 16. Antes de su fiesta de cumpleaños, donde disfrutó con todos sus compañeros y especialmente con Han, recibió una sorpresa muy especial en el confesionario. Su familia, especialmente su chica especial, le enviaron su tocadiscos, un objeto muy especial para Aritz y que emocionó al concursante vasco. ¿Recibió Aritz únicamente el tocadiscos por parte de su familia o algo más? Las especulaciones en las redes no se han hecho esperar, y es que tal y como comentó el vasco después de recibir su regalo, el tocadiscos podría contener un mensaje subliminal para el vasco y que podría estar relacionado con su cuestionada relación con Han.

Existen dos teorías en las redes.

Por un lado, los que aseguran que la palabra que estaba escrita en el tocadiscos hacía referencia a un refrán; "Cayendo se aprende a andar". Otros, en cambio, van más allá y aseguran que el mensaje subliminal en euskera que el vasco recibió por parte de su chica de fuera significa "aléjate". Ambas opciones podrían referirse a la relación que Aritz mantiene con Han dentro de la casa y que podrían haber desestabilizado al vasco, aunque lo cierto es que esta misma noche ha vuelto a dormir haciendo la famosa 'cucharita' con Han.

La tipa del sombrero, como así se hace llamar Biki (la supuesta chica especial de Aritz) en las redes, se encargó de desmentir estas teorías que dominaron las redes durante la noche. Con un simple "eso es mentira" contestaba la vasca a un mensaje que David Cano, el artífice del conocido Blog 'El gato encerrado', escribía para sus seguidores, afirmando que el curioso mensaje subliminal venía de parte de Biki, la que asegura ser la chica especial que tiene Aritz fuera y que tantos no creen.

Vídeos destacados del día

Lo cierto es que el debate sobre el supuesto mensaje subliminal que habría filtrado la familia de Aritz al vasco durante su cumpleaños coge fuerza por momentos, ya que el propio Aritz confesó a sus compañeros haber leído un mensaje en la tapa de su tocadiscos. ¿A quién creemos?