¡Qué manera de empastrarla! Lo que está sucediendo con Aritz y Han promete llevarse por delante su amistad, la armonía en la casa y las opciones de victoria de dos de los favoritos del público hasta hace poco días y que ahora empiezan a verse con otros ojos.

Ha sido en cuestión de una semana cuando la pareja más querida por la audiencia de Gran Hermano ha empezado a perder todo el apoyo fuera de la casa a través de distintos episodios de peleas, insultos y hasta agresiones, que por suerte han sido abortadas por sus compañeros, acabando así con cualquier opción de salir con el maletín de la mano de GH 16.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Si el fin de semana pasado les hablábamos de la primera falta de respeto grave de Aritz a Han lanzando una tiza en dirección del concursante asiático tras la enésima discusión entre ambos, la cosa ahora se ha ido de madre después de que toda la casa, sin excepción, haya acusado al vasco de jugar con los sentimientos de Han, y de que este último no se haya mojado para defenderlo ante las acusaciones de calentar para lugar no hacer nada jugando con él.

Esta historia, unida a la discusión con Suso sobre este mismo tema en los últimos días, llevó a Aritz a derrumbarse en el confesionario asegurando que el juego se le había ido de las manos. Que había jugado a dar juego con Han porque le parecía divertido pero que el haberse metido en un mundo que no conoce ha acabado por fagocitarlo como concursante y casi como persona.

En este sentido, y tal y como recoge el blog de 24 horas de Gran Hermano, en un momento de discusión entre ambos mientras Aritz acusaba a Han de querer seguir con el show y con el drama, el vasco se abalanzó sobre Han al grito de "como estés hablando de mí, abro la boca y le cuento a todos lo que no quieres que sepa nadie", a lo que el asiático respondió alejándose gritando "¡no me empujes, no me toques!", llegando sus compañeros para separarlos.

Vídeos destacados del día

En ese momento el realizador deja de enfocar a la escena y poco más tarde, ya separados por varios metros se escucha a Aritz pedir formalmente su salida: "Ojalá me echen el jueves. Sigue haciendo tu puto show actor de mierda, drámático!". La cosa tiene mala pinta.