Gran Hermano prosigue una semana más. El principal interés a parte de quien será el ganador del programa, estriba en un triángulo, el reality de Telecinco merced a la "repesca" ha recuperado para la causa a Raquel. Como bien dijimos en este diario, Raquel se presentaba como la máxima favorita frente a Maite. El programa podía ser bastante más interesante teniendo un enfrentamiento entre Raquel y Sofía por culpa de Suso que entrando la madre de Sofía, que pese a ser la concursante más espontánea no parecía que pudiera dar una subida de audiencia en un reality que empezó fuerte pero se ha quedado estancado.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

En estas últimas horas se produjo un altercado más entre Raquel y Sofía, así como una noche sin cámaras entre Raquel y Suso. Si alguien quería que hubiese algo más de "sustancia" en Gran Hermano puede estar de enhorabuena.

A pesar de esto positivo para el concurso, existen otros puntos más oscuros.

Raquel parece que ha entrado con fuerza de nuevo en el programa. La respesca no solo desnaturaliza el concurso, sino que no es más que un recurso para jugar con ello cara a la audiencia. Meter a una concursante que tiene ventaja sobre el resto no es lo más indicado, máxime cuando ha sido de las más activas en el concurso.

Esto es lo que ha ocurrido con revelaciones sobre el exterior que hacen que pueda concursar en ventaja respecto a sus compañeros. El programa no obstante ha pasado de actuar de ninguna manera contra la de Cáceres. ¿Para qué? al final salvo casos muy puntuales, lo más importante es la audiencia y la vuelta de Raquel la ha traido.

Esta proveniencia del exterior, donde Raquel ha tenido tiempo para ver a su familia, amigos y quizás alguien más, es lo que se ha esgrimido Ares Teixidó en el último debate.

Vídeos destacados del día

¿Puede haber ocurrido? pues no sería nada extraño, concursantes jóvenes y un Suso que tampoco es que sea el hombre en quien más confiar puede que haya ayudado a que pueda haber conocido a ese alguien más que incluso se dijo que podía estar en plató.

A lo mejor, ni si quiera ha sentido nada la cacereña y no es más que una medida para proseguir en un concurso en el que de no ser por su historia con Suso quizás ya estaría fuera. Un paso más en un Gran Hermano a nivel bajo mínimos en cuanto a espontaneidad se refiere.