Hoy, 21 de octubre de 2015, es una fecha que muchos cinéfilos y toda una generación de entera no han podido olvidar. Es el día al que Marty McFly, el joven protagonista de la famosa película ‘Regreso al futuro’ interpretado por Michael J. Fox, viaja en el tiempo desde 1985 en la máquina construida por su amigo Doc a partir de un Delorean. Una fecha que en el momento del estreno de la película, 1985, nos parecía muy lejana y prácticamente inalcanzable. La efeméride llega en una muestra más de lo rápido que pasa el tiempo y de que ya no somos tan jóvenes.  

El futuro ha resultado no ser como la gran mayoría de películas futuristas lo han dibujado y ‘Regreso al futuro’ no fue menos.

En la cinta vemos coches voladores, aeropatines y pizzas diminutas que al ser cocinadas adquieren el tamaño habitual. Nada de esto existe todavía y esta exageración es otro ejemplo de lo lejano que veíamos en aquella época el sigo XXI y los años 2000. Posiblemente, si hoy alguien viajara a nuestra época no dudaría en dar media vuelta y volver a su tiempo, donde la situación no será muy diferente a nuestra era. O incluso será mejor.

Todos los niños, y no tan niños, de los años 80 vieron la película ensimismados con las aventuras que vivía Marty y deseaban ser él. Estar en un sitio al que sabes que no perteneces y poder conocer instrumentos que todavía no se habían inventado es el sueño que a cualquiera con un mínimo de curiosidad le hubiera gustado vivir. Marty McFly es el representante de toda una generación y mostró como podía ser el futuro, ese momento terrorífico y a la vez excitante al que nunca estamos seguros de poder llegar.

Vídeos destacados del día

 

Uno de los puntos fuertes de la película eran sus toques de humor y las conversaciones entre los dos protagonistas, Marty y Doc. En los dos viajes en el tiempo que realiza el joven, uno al pasado, concretamente al año 1955 y otro al futuro, quedan patentes las diferencias de costumbres entre una época y otra. Por ejemplo, la Coca-Cola sin cafeína salió en 1980, con lo cual cuando McFly pide una en un bar en 1955 el camarero cree que le está tomando el pelo, en una de las escenas más cómicas de la película.

Mientras seguíamos con nuestras vidas en futuro nos ha alcanzado sin darnos apenas cuenta y nos ha recordado lo mucho que nos queda para llegar a lo que soñamos con las películas. Muchos de los avances que pronostican estas cintas quizá jamás existan y tengamos que conformarnos con que lo único que surque el aire sigan siendo aviones, aunque al niño que todos llevamos dentro le encanta fantasear con su pronta invención. Todos hemos querido tener un amigo como Doc siendo niño, un loco científico que nos ayudara a avivar nuestra infantil imaginación hasta niveles insospechados.

Ya estamos en 2015 y no muchas cosas han cambiado, aunque la película nos seguirá siempre pareciendo igual de buena por más veces que la veamos. Disfrutemos de su recuerdo ya que un posible remake se antoja imposible. A pesar de que no haya coches voladores, disfruta tu estancia entre nosotros. Bienvenido al futuro, Marty McFly.