La famosa cantante de los 80, Samantha Fox, ha sido expulsada de un avión por encontrarse en evidente estado de embriaguez y, además, tomarla con el resto de pasajeros. La exuberante y recordada cantante de los 80, famosa por sus hits Touch Me y Do Ya Do Ya, entre otros, sus amoríos con Rafi Camino, y por llenar las paredes de los talleres mecánicos de toda España, no está en su mejor momento. Según el tabloide inglés, The Sun, la cantante iba a tomar un vuelo entre Inglaterra y Lituania, donde tenía pactada una actuación en Vilna, pero parece que el evidente estado de embriaguez y los insultos al resto del pasaje ha obligado a la compañía de vuelos low cost, Whizz a expulsarla del pasaje.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Los insultos y los desaires, vendrían, siempre según la compañía aérea, por la negativa de la cantante a abonar 30 libras de más por el equipaje y por el largo tiempo que estuvo haciendo cola antes del embarque.

Una de las frases que supuestamente dijo la cantante fue: "No debería estar haciendo cola con esta gente", además, uno de los pasajeros comentó en su cuenta de Twitter que el comportamiento de diva insoportable de la cantante estaba haciendo que el vuelo se retrasase de manera injustificada.

De todos modos, la portavoz de la cantante ha negado en todo momento que esta estuviera bebida ni que se dirigiese al resto de pasajeros, ni que se mostrase como una diva caprichosa. Según esta portavoz Samantha pagó las 30 libras y se puso a explicarle al pasaje que tenía embarque prioritario por lo que no consideraba que tuviera que estar haciendo cola para subir al avión. Además notifica que una de las encargadas de Whizz, acabó disculpándose y embarcando a la cantante en un vuelo posterior.

Parece que la diva y sex symbol de los 80, no está pasando por uno de sus mejores momentos.

Vídeos destacados del día

Recientemente perdió a su pareja, Myra Stratton víctima de un devastador cáncer que acabó con su vida el pasado agosto. Tanto la noticia de la enfermedad como la posterior muerte de Myra supusieron un golpe emocional muy fuerte para Fox, que parece estar sumida en una depresión de la que le está costando salir. Esperamos que todo quede en una pequeña crisis motivada por el delicado estado emocional de la diva y que poco a poco vaya superando sus problemas.