Como toda serie empezó sufriendo las críticas mundanas y de rápida creación. A veces parece que el ser humano necesita criticar para poder vivir. Sin embargo en un alarde de esperanza decidí no comentar la serie hasta que no acabara y la verdad que he ganado, pues de haber realizado la crítica y el análisis al principio ahora no podría justificarla en ningún momento.

  Antes de comenzar con el análisis debo dejar claro que la serie de Olmos y Robles está a mucha distancia de pertenecer al grupo alto de las Series de ya no sólo internacionalmente sino nacional. Por supuesto que no está a la altura de series como “Motivos Personales”, quizás no esté a la altura de “El Príncipe” entre otras.

Pero la realidad es que jugando en un nivel inferior en lo que se refiere a entramados es una serie que ha cumplido holgadamente con el papel de entretener mantener enganchados a muchos espectadores. Y es que la pareja formada por un guardia un que le da a la serie un toque de humor y otro que es totalmente serio, rígido y en definitiva el número uno de su promoción han hecho que todo espectador acabe adorando la amistad que ha surgido entre dos personas tan dispares.

  En un análisis general se puede decir que en esa mezcla de humor y drama hace que todo espectador esté en menos tensión que cuando afronta una serie totalmente de drama y hace que todos estemos más enganchados que cuando es una simple serie de humor. Es un tanto lineal, refleja una parte real de la sociedad, con lo que puede que sea uno de los motivos del éxito de la serie.

Vídeos destacados del día

Además la participación de algunos que no son actores profesionales como es el caso de Ana Morgade le da un toque menos tenso y es cierto que a veces la reacción de esos personajes se nota que es forzada y no salen de forma tan profesional, como sucedió en el octavo episodio cuando encuentran el cadáver en el armario.

  A pesar de contar con episodios independientes es una serie que cuenta con un guión central que abarca toda la serie. Ese argumento central es un tanto sorprendente, aunque de manera casi obvia se sabía con antelación que el malvado Almanzor sería  un miembro de la policía si es verdad que hasta el último capítulo se cree que sería el superior de Robles y no el amigo de misiones de Robles, por lo tanto fue un giro inesperado que hizo que muchos espectadores quedaran sorprendidos.

Una serie que como toda serie de ficción hay que tratarla como tal, no faltaron efectos especial y sobre todos hay que destacar como una serie con tan poco ha conseguido tanto. Ha sabido recoger acción, ha sabido reflejar la vida diaria y la forma de ser de unas personas normales y sobre todo ha sabido reflejar los lazos sentimentales que entre los seres humanos se pueden dar, desde la amistad hasta el amor más puro y desinteresado.

  A pesar de las críticas recibidas en un principio por los medios ultraconservadores por una supuesta risa sobre la Guardia Civil, ahora deberían pedir perdón pues en el making of  vimos como estaban totalmente asesorados por Guardia Civiles y vimos un despliegue de fuerza total de éstos al final del octavo capítulo.

Esperemos que la segunda temporada sea al menos igual de interesante.