Vaya jaleo se está montando en los últimos días en Mujeres y Hombres y Viceversa a raíz de la entrada de la que es ya la nueva pretendienta oficial de Labrador: Perla, la madurita de todas las presentes en el plató del dating show de Telecinco.

Para entender un poco mejor la polémica debemos remontarnos a la entrada de la rubia en el plató donde se graba este espacio producido por Bulldog en los estudios de Fuencarral. Fue entonces cuando, después de bajar la escalera, y una vez posicionada más cerca de las pretendientas, colaboradores, ganchos y del propio tronista, todos se empezaron a mirar como si algo raro sucediera.

En un programa de citas como este, en el que la belleza es el principal -cuando no el único- punto a valorar para decidir si una chica o un chico se quedan a intentar seducir como pretendientes a un tronista de turno, una chica fea parece no tener cabida, pero lo que es más sangrante, una chica algo más mayor que el resto de niñas allí presentes... tampoco.

Casi no acabó de aterrizar en el plató para darle dos besos a Labrador cuando los asesores del trono se le lanzaron encima para abordarle preguntándole por su edad. Ella, tan extrañada como ofendida, indicó que tiene treinta y tres años, lo que fue no creído por ninguno de los ganchos, y lo que es peor... ni siquiera por el propio Labrador.

Tal fue el bochorno que empezó a padecer la chica, y solo porque acumula las arrugas propias de muchos de nosotros acumuladas con el paso del tiempo, que tuvo que salir del plató para ir a buscar su DNI y así eliminar las sospechas que sobre ella estaban cayendo.

Vídeos destacados del día

Durante ese tiempo, el tronista al que tratará de camelar indicó que él creía que Perla, como se llama la protagonista de esta historia tenía cuarenta. Quizás sea lo que aparenta, pero los datos oficiales no mienten y eso es lo que buscó Perla.

A su vuelta, con el DNI en la mano, e inspeccionado por Nagore y Jesús, estos dos llegaron a la conclusión de que su documento era falso, y por lo tanto que tenía más años de los que allí ponía. Tremendo.