Nuestra vida está en sus manos. El 1 % del 1 % de las personas del mundo rige nuestros destinos. Somos meras marionetas incapaces de ver los hilos invisibles que nos hacen bailar sobre el escenario. Elliot Alderson, formidable hacker de ficción, sí los ha visto. Sabe quién son y está dispuesto a enfrentarse a ellos. Con esas premisas, pretenciosas para algunos, fascinantes para casi todos, ha arrancado Mr. Robot, una serie llamada a convertirse en leyenda cinematográfica.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

La calidad de Mr. Robot radica, entre muchas otras cosas, por la profundidad de sus mensajes. Como si de un cuento se tratara, USA Network nos invita a reflexionar sobre cuestiones tan trascendentales como intrigantes.

Hay moraleja para rato. Tras concluir una primera temporada de ensueño, una termina preguntándose cosas que quizás ya intuía. ¿Somos libres? ¿Pensamos por nosotros mismos o nos inducen a hacerlo de determinada forma? Vivimos en unos tiempos en los que la globalización nos ha atropellado. El sistema financiero nos ha aplanado de tal forma que apenas conseguimos ver más allá del dinero. Poco o nada nos importa. Los números lo valen todo. Estamos en un círculo vicioso irrompible del que no podemos escapar. ¿O sí? ¿Aparecerá algún día un héroe moderno, como pretende ser Elliot Alderson para romper las cadenas férreas que nos atan?

Quizás algún día. Parece imposible e ingenuo pensar que los sucesos de la serie se conviertan en algo real. Ese 1 % del 1 % es demasiado grande para caer. Sin embargo, es cierto que nuestras sociedades dependen cada día más del software informático.

Vídeos destacados del día

Nuestro mundo es cada vez menos real y más virtual. Nos alejamos como náufragos en un mar de código binario, oscuro y abstracto, y nos olvidamos de tierra firme. Es el futuro, dicen. El paso de lo físico a lo cibernético. Y a pesar de ello parece indiscutible pensar que el hecho de informatizarnos en exceso nos vuelve cada vez más vulnerables. ¿Podemos vivir sin la informática? Difícilmente. Ya no hay marcha atrás.

Para los amantes de la informática y las conspiraciones masónicas, Mr. Robot es su serie. Pocas producciones tuvieron un impacto tan poderoso en su estreno. Muy pocas gozan de su áurea de grandeza. Ya se cuentan los días para que Elliot regrese en una segunda temporada que se prevé espectacular. Como reza su eslogan; “Nuestra sociedad ha sido hackeada”. La revolución es ahora.