Parece que la reciente visita de la superestrella canadiense a España no ha resultado todo lo gratificante que ni él ni sus fans esperaban. A la polémica surgida por marcharse antes de que la entrevista en el programa de radio de los 40, presentado por Dani Mateo, terminara y, al descafeinado paso de Bieber por el Hormiguero, donde se le vio un tanto apático y desmotivado, pese a que cantó, bailó y participó en varios de los juegos propuestos por Pablo Motos y por Trancas y Barrancas, ahora hay que sumarle este polémico tuit. En él dice, literalmente: "¿Qué pasa con la gente en España? Ridículo programa de TV y la radio es incluso peor" acompañado del hashtag en inglés NEVERCOMEBACK, es decir, nunca regresaré.

El tuit puede verse en el vídeo posterior.

El tuit ha durado apenas unos minutos, tiempo suficiente para que un seguidor del cantante pudiera realizar una captura de pantalla y guardarlo, lo que ha servido para que se viralizase y se diera a conocer por prácticamente todo el mundo. Cuando Justin se ha percatado, ha eliminado el tuit, seguramente aconsejado por el manager o el encargado de prensa, pero como hemos dicho, el daño ya estaba hecho y las respuestas no han tardado en hacerse esperar. La mayoría de ellas han sido poco amistosas, y conminaban al artista a que no volviese nunca más, tal y como él mismo anunciaba, pero también se han podido encontrar tuits de apoyo, como el de una fan que decía que los españoles apestan o el de otro que decía que si él tuviera que hacer la promoción en otro país y que viera a la gente hablar en un idioma que desconoce y que están riéndose todo el rato, también se hubiera levantado y se hubiera marchado.

Vídeos destacados del día

En definitiva parece que Justin Bieber la ha vuelto a liar. Y es que últimamente lleva una temporadita en la que está de lo más polémico. Recordemos que recientemente se publicaron unas fotos suyas totalmente desnudo o los rumores sobre su no superada ruptura con Selena Gómez, pese a empezar a salir con varias bellezas que no tenían nada que envidiar a su anterior pareja. Esta vez la polémica está servida de nuevo, a costa, eso sí, de sus fans españoles.