Aunque todavía quedan muchas horas por delante para que los seguidores de Gran Hermano se manifiesten en relación a quién quieren volver a ver de nuevo surcando los mares de Guadalix de la Sierra y optar de nuevo a los 100.000 euros del concurso que se ponen en liza en cada edición de GH, lo cierto es que las tendencias, que sirven de mucho, empiezan a ser claras.Y es que a pesar de la madurez de las encuestas lanzadas en internet y en las redes sociales, donde más se menean los asuntos que atañen a la vida y al día a día de la casa del reality decano de la televisión en España, parecen empezar a dibujar un panorama en el que sólo son dos las concursantes que parecen optar a ganar la repesca.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Hablamos de las dos mujeres que más juego han venido dando en su paso por el concurso, es decir, de Maite y de Raquel. Dos polos opuestos que traerían algo más de juego y diversión que el que parecen estar dando -a excepción de Suso- los supervivientes hasta la fecha en esta decimosexta edición de GH.

Paseando por Twitter y Facebook, parece que es la concursante navarra la que más seguidores parece estar reclutando para volver a echar gasolina a la convivencia en la casa. A pesar de ser la propia audiencia del programa la que decidió echarla por muchos motivos, ahora, esos mismos, están decididos a darle una segunda oportunidad tras ver cómo se ha quedado Guadalix y el juego que están dando los que siguen dentro.

Por otro lado, y no muy lejos del número de fieles de la pamplonica están los de Raquel. La chica de Suso, o al menos eso piensa ella, tiene muchas cuentas pendientes dentro. Por un lado, su mala relación con Marta tiene muchos flecos por hilar, por otro, Suso no sabe si ella le espera, si él quiere esperarla o si hacer marcha. No lo sabe hasta que la vea entrar, porque si se produce, apuesten a que volveremos a disfrutar de una hora sin cámaras en Gran Hermano.

Vídeos destacados del día

Al tiempo.

Como ven, dos concursantes diametralmente opuestas pero que en el caso de entrar agitarán seguro la aburrida convivencia. Queda poco para que así sea.