Por si las sorpresas que rodean a Gran Hermano fueran pocas o pequeñas, en las últimas horas, una de las nominadas a la expulsión de este jueves, Carolina, ha lanzado toda una bomba revelando a su mejor amiga y compañera de experiencia, Marina, que cree que podría estar sufriendo los primeros síntomas que indicarían que estaría embarazada.

Todo un notición que no estaría confirmado dado que los mismos miedos que la modelo estaría pasando sin saber si las reacciones corporales que estaría sufriendo se corresponden con la primera fase de gestación o no serían los que le estarían parando para pedir una versión médica al súper, quien por ahora ha decidido no darle mayor 'bola' al asunto hasta que no sea la protagonista la que indica o muestra algo que les lleve a tomar cartas en el asunto.

Lo cierto es que, cuando salieron los primeros rumores sobre los secretos que guardaban los concursantes de esta edición de Gran Hermano, uno de ellos apuntaba a que una de las concursantes que entraría en la casa de Guadalix de la Sierra lo haría esperando a su primer hijo, lo que pronto pareció desvanecerse hasta que ahora la modelo ha decidido hacer públicas sus dudas y sus temores en relación a la posibilidad de estar esperando un retoño.

Para los que no lo sepan, Caro mantiene una relación sentimental estable con un chico fuera de la casa, con el que ya llevaría cinco años, y con quien parece estaría intentando tener su primer hijo que habrían ido posponiendo por motivos personales por un lado y profesionales por otro hasta estar completamente seguros.

Hace unos meses, Carolina y su novio habrían pues intentado ya buscar al bebé sin que por ahora hubieran tenido noticias positivas al respecto.

Vídeos destacados del día

Una suerte que podría cambiar en el caso de confirmarse los síntomas que Caro anda prodigando por la casa y que ya han sido calificados por algunos seguidores del programa como "humo" para conseguir salvarse de la expulsión, tal y como hizo anteriormente con el tema de Halloween y de cómo podría afectarle. Quién sabe...