Como si de una yincana se tratase, la casa de Gran Hermano 16 sigue tratando de dejarnos atónitos con los secretos que guardan los concursantes y que todavía no han sido revelado, al menos en su totalidad.

Uno de los más extraños y que más la atención llamó en su momento fue el de Carolina, una chica tranquila, callada y delgada y estilizada que, lejos de lo que pudiera sugerir su imagen, es toda una medium capaz de ver y comunicarse con los muertos cada vez que se encuentra en una habitación sin luz.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Una revelación que todavía no ha visto la luz en la casa, donde nadie sospecha que sea la delgada concursante la que está tan familiarizada con el más allá y que tiene una segunda parte, tal y como ha deslizado la catalana en las últimas horas en relación a las expulsiones, las nominaciones y el devenir en la casa.

Y es que Carolina se ha destapado también como una vidente capaz de ver el futuro de lo que va a ocurrir a la gente que le rodea o le consulta sobre el futuro más inmediato, dotes que ha tratado de poner a prueba en la casa con lo que venía a suceder en esta nueva ronda de nominaciones y de expulsión.

En varios momentos del jueves, esta indicó a su círculo más íntimo que había visto en primera instancia lo que había ocurrido en la sala de expulsión, donde Suso parecía que podía marcharse por una serie de movimientos con Amanda que habían tenido lugar, eso sí, antes de que se produjesen.

Sin embargo esta premonición acaba cambiando radicalmente durante el programa de anoche y, antes de que sea Quique el expulsado, vuelve a tener una premonición indicando que no está clara la salida de Suso y que dependerá de la ropa que lleve cada uno y sus complementos.

Vídeos destacados del día

Poco después conocíamos el vuelco que se ha producido en las votaciones y que ha supuesto la salida del médico de la casa en un movimiento narrado desde dentro y con anterioridad por Carolina, quien parece estar haciendo uso de sus poderes ya actuando como vidente dentro de la casa. Fuera le espera un buen negocio.