Esta decimosexta edición de Gran Hermano está marcada como la edición de los secretos, y es que cuando llevan un mes y medio de concurso, siguen saliendo secretos de los concursantes que nos sorprenden cada vez más. En esta ocasión, cuando todos pensábamos que Carolina, la concursante discreta y para muchos el "mueble"  de esta edición, solo tenía un secreto, nos sorprendía con unas declaraciones.

La pasada noche, estando en la habitación Marina, Aritz y la propia Carolina, mantenían una conversación muy interesante. La de Girona, no se encontraba en su mejor momento y se notaba que estaba un poco preocupada, pero no por la posible expulsión del próximo jueves, su preocupación era otra bien distinta.

Aritz, que estaba totalmente perdido, preguntó qué le sucedía y fue Marina la que se lo contó. "A Carolina no le viene la menstruación desde que está en la casa y está preocupada". Le dijo la del bebé reborn. Carolina manifestó lo preocupada que está por su tema, y por si se habría trascendido fuera de la casa.

Antes de que empezara el concurso, ya se especulaba de la posible entrada de una embarazada a la casa de gran hermano. Todo apuntaba a que sería Marina nuestra candidata, pero que al final lo único que ocultaba era la entrada con su bebé reborn. 

Es posible que la entrada a Gran Hermano le haya producido un desajuste hormonal, pero también cabe la posibilidad de que se encuentre en estado, ya que mantiene una relación de cinco años con su novio Eloy, que de momento no se ha pronunciado.

Vídeos destacados del día

Carolina podría salir de la casa en breve, pues se encuentra nominada junto con Vera y Niedziela, y todo apunta que es la elegida de la audiencia para decir adiós a sus compañeros y ser la sexta expulsada, y una vez fuera de la casa podría salir de dudas rápidamente.

De momento no lo quiere decir al resto de la casa, pues no sabe si lo que le está pasando es el estrés que lleva acumulado, y los nervios de salir de la casa y enfrentarse a la entrevista de su paso por el concurso al lado de Mercedes Milá.