Ayer jueves vivimos una nueva gala, de hecho una de las más tensas gracias a Suso, quien con su gran bronca con Vera seguida de un conato de agresión, hizo saltar primero a sus compañeros que pedían su expulsión disciplinaria y a continuación a las redes sociales, que en su mayoría querían que ayer fuese el cuarto expulsado de esta edición de Gran Hermano.

Por unas décimas fue Kike el elegido, pero antes de eso ambos tuvieron una charla y pudieron ver los vídeos que los separaban.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Se pidieron disculpas y quedaron más o menos en una entente cordial, algo que Suso exageró a su regreso triunfal a la casa, diciendo que se habían hecho amigos íntimos y que el problema que todos tienen es que les falta diálogo.

Claro que dialogar con alguien que no ve más allá de sus intereses es bastante difícil, por no decir imposible y mucho más teniendo la inmunidad. Se presenta una semana interesante y calentita.

Calentita sobre todo porque ahora las espadas se han vuelto hacia Vera a quien consideran un hipócrita por su acercamiento al omnipotente Suso (el perejil de todas las salsas de la casa) sin que este se hubiese disculpado por haber intentado afeitarle en seco, metafóricamente hablando claro y por eso está nominado. La otra víctima propiciatoria ha sido Ivy a la que Marta, que es lista, ha puesto en el disparadero con unos argumentos bastante simples y una estrategia muy infantil. El tercer nominado es Han a quién no van a echar gracias a su idilio con Aritz.

Esta edición de ‘GH’ está resultando bastante farragosa gracias a un casting que nadie entiende.

Vídeos destacados del día

Si querían darle un baño de educación y cultura a la casa, anda que no hay médicos con gracia. Kike es muy correcto pero duerme a las ovejas y gracias a eso Suso sigue dentro creyéndose lo más de lo más. Ivy también ha resultado muy sosa y hace una excelente pareja con su novio/marido que está a su mismo nivel de aburrimiento. Son lo que las redes sociales han dado en llamar ‘muebles Ikea’ y estando nominada tiene todas las papeletas para convertirse en la próxima en abandonar Guadalix.

La gran sorpresa de la noche la dio Mercedes Milá al anunciar que la próxima semana uno de los concursantes conseguirá ser finalista. ¿No es una manipulación excesiva? Lo es, pero la organización viendo como están las cosas quiere asegurarse de que no se le escapa su ganador. Los máximos candidatos a esa inmunidad in perpetuum cuando ni siquiera hemos llegado al Ecuador del programa son: Aritz, Han y Amanda. Se admiten apuestas