Belén Esteban aparecía al principio de la gala en el confesionario, con su famoso pijama y un tupper de croquetas. Tras decirle a Mercedes Milá lo contenta que estaba de volver a la que fue su casa durante unos meses, la tertuliana de Sálvame reconocía que le daba miedo por todos los recuerdos "malos" que le traía. Además, Belén ha reconocido que su concursante favorito es Aritz.

Al entrar a la casa se ha encontrado a todos los concursantes bailando y sorprendidos por su presencia.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Nombrándolos uno a uno y de manera amable, afectiva y cariñosa, Belén ha mostrado su mejor cara. Sin poder resistirlo, se ha acercado a Han y le ha dado dos besos. Después de recorrer el salón, se ha dirigido al baño y, seguidamente, al cambiador.

En este habitáculo de la casa ha dejado el tupper con sus famosas croquetas.

Las croquetas han sido encontradas por Quique y, como consecuencia de ello, ha conseguido la inmunidad.

La revelación de secretos

Dos han sido los secretos descubiertos esta semana en Gran Hermano. Por un lado, todas las dudas que ocasionaban Ivy y Carlos, fruto de la obviedad de sus actos, han sido resueltas a favor del resto de sus compañeros tras ver el vídeo de su casamiento, y por otro, se ha desvelado el secreto de Amanda, la atleta con más de 50 medallas.

La expulsión

Muti se ha convertido en el segundo concursante expulsado de la edición. La primera en salvarse ha sido Sofía, como pasó la semana pasada. Seguidamente, Mercedes Milá le comunicaba a Ivy, la joven mexicana, que podía volver a la casa porque la audiencia la había salvado.

Vídeos destacados del día

El duelo final por la expulsión y los 30 minutos de cuenta atrás lo vivían Raquel y Muti impacientes y ansiosos por saber la decisión final. La balanza se posicionaba a favor de la extremeña que, una semana después, volvía a ser salvada la última.

Las nominaciones

La inmunidad conseguida por Quique cambiaba los planes de muchos concursantes que tenían pensado nominarlo. Esta vez, además de los puntos normales de cada semana, la organización ponía a disponibilidad de los habitantes de la casa de Guadalix un juego mediante el cual podían conseguir hasta 2 puntos extra para nominar.