Una semana más el programa de entretenimiento de Antena 3 ha logrado una gran audiencia y es que cada gala supera a la anterior. En esta ocasión el actor Edu Soto ganó en la noche del viernes gracias a su impecable actuación de Antonio Machín. Interpretando "Angelitos Negros", Edu realizó un calco vocalmente exacto del cantante, una interpretación soberbia que el jurado supo valorar y que dejó al público con un excelente sabor de boca.

Programa tras programa el nivel de los concursantes sube y el público lo agradece, prueba de ello son sus estupendos índices de audiencia (20,1% en la pasada noche). Pablo Puyol se enfrentó al difícil reto de interpretar a dos personas a la vez, al actor le tocó representar a Elton John y Ruppaul con su "Don't go break my heart" haciendo en directo a la Drag queen, una actuación complicada pero que logró superar con mucho éxito.

En esta ocasión Ruth Lorenzo no logró destacar como en anteriores ocasiones y es que Eva Amaral con su "Toda la noche en la calle" se queda corto para su chorro de voz. Silvia Abril, a pesar de sus esfuerzos con el "Womanaizer" de Britney Spears, una actuación donde el baile y la interpretación son primordiales, no logró impresionar al jurado que le otorgaron la puntuación más baja. 

Falete, impecable imitando a Sara Montiel con  "Es mi hombre" y es que las cantantes femeninas le brindan la oportunidad de lucirse con su estilo de cante. Vicky Larraz tuvo que salir al escenario para cantar en francés "Voyage Voyage" de Desireles una interpretación vocalmente ideal pero que no impresionó como el resto de sus compañeros. Adrian Rodríguez, sin salirse de su línea, le tocó ser OMI con su "Cheerleader"  y consiguió volver al concurso después de su fallo en el programa anterior.

Vídeos destacados del día

El Sevilla pudo lucirse con su "Highway to hell" de AC/DC pero sigue sin poder remontar. Y por último, la presentadora Ana Morgade y su interpretación del éxito de Malena Gracias "Loca". un hit del verano que defendió perfectamente y es que bailar y cantar nunca es fácil, y menos con un vestido tan explosivo.