Dustin Hoffman vuelve a la gran pantalla con una película musical de género dramático. El actor interpreta al director del coro más importante de Estados Unidos, su carácter chocará completamente con un niño problemático pero con un talento inusual e increíble para el canto, interpretado por Garrett Wareing, al que le falta chispa o involucrarse en el papel. El resto de reparto es de calidad y actúan de acuerdo a ella, aunque da la sensación de que terminan siendo desaprovechados debido a un guión flojo y predecible.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

El final tan sumamente edulcorado acaba con una película que conforme avanza tiene más tintes de americanada. François Girard ejecuta un guión de una manera demasiado metódica y correcta que hace que la cinta sea previsible desde el tercer o cuarto minuto, a pesar de ello, también lo hace con experiencia y dota a la cinta de un rodaje limpio y agradable.

Su tirón entre los espectadores no tiene nada que ver con las cintas del momento como "Marte"  o "Regresión" .

El film que dura alrededor de cien minutos no se hace demasiado largo pero quizá se nota más de lo normal esa intención de apelar a la fibra sensible del espectador para ver si echamos alguna lágrima. Incluso puede que la cinta nos recuerde levemente, o no tan levemente, a "Los chicos del coro", joya del Cine que nada tiene que ver con la película de Girard. El aura estadounidense y romántica de la cinta hace que perdamos la esperanza de cualquier sobresalto o cambio repentino del guión. Lo mejor que nos encontramos es un Hoffman que no defrauda y convence definitivamente al espectador, cosa que se agradece. Las escenas musicales son de notable mínimo y muy agradables para el espectador con una música cuidadosamente seleccionada.

Vídeos destacados del día

 Aún así, el director podría haber sacado más de los puntos fuertes de la película y habernos evitado el final innecesariamente alargado. En conclusión, una cinta bien ejecutada y agradable pero no muy sorprendente que puede interesarnos si lo hace el mundo de la música. En las taquillas españolas la película no llega al top 10 de recaudación y no parece anticipar un éxito medio entre los espectadores españoles.