Las Redes Sociales están sentando las bases para los nuevos negocios del siglo XXI. Así lo confirma la revista Forbes que publicó las astronómicas cifras que generan los cinco youtubers más rentables del mundo. Sin embargo, esta plataforma de contenido audiovisual no solo permite al usuario monetizar las visitas, hay alternativas. Las empresas optan por contratar a estos showman cibernéticos para promocionar sus productos ya que son una vía de contacto directo con millones de nuevos consumidores de todas las edades y nacionalidades. En otros casos, los empresarios son los mismos youtubers, quienes aprovechan su tirón mediático en internet para consolidar sus proyectos de negocio.

Un ejemplo de ello es Casey Neistat, un polifacético director y productor de cine norteamericano.También, trabajó dirigiendo las campañas publicitarias de grandes marcas como Nike, Inc, Google, J. Crew o Mercedes-Benz. Actualmente, se dedica a dejar constancia de su día a día en Youtube y a Beme, una empresa tecnológica y red social de la que es copropietario.

Casey saltó a la fama en 2003 gracias a un video que colgó en la red, en él se quejaba de la mala experiencia que había tenido con su iPod, el cual dieciocho meses después de comprarlo dejó de funcionar por un fallo en la batería. Error que Apple, empresa que comercializaba este producto, se negaba a solventar. La indignación de Neistat se transformó en uno de los primeros videos virales de la historia de internet.

Vídeos destacados del día

En solo seis días consiguió más de 1 millón de visitas, la repercusión fue mundial y la noticia fue cubierta por más de 130 medios de todo el mundo. En 2008, consiguió vender a la HBO una serie hecha a partir de videos caseros en la que retrataba su vida y la de su hermano, Van Neistat, quien era codirector de la misma. El gigante televisivo la compró por casi 2 millones de dólares. Dos años mas tarde, este “filmmaker”, como el mismo se describe, aterrizó en en la famosa plataforma de videos online. Hoy en día cuenta con más de 1 millón de subscriptores y es el “vlogger" del momento. A pesar del éxito y la fama, su pasión por comunicar y transmitir no se queda ahí, sino que desea promoverla y para ello creó “Beme”.

 

A los ojos de su creador, esta aplicación se desmarca de las demás por su genuina capacidad para compartir nuestras vidas sin filtros ni “me gustas”. Su funcionamiento se basa en que al tapar el sensor de distancia de tu iPhone, la aplicación empieza a grabar automáticamente un video de cuatro segundos el cual es compartido al instante, imposibilitando así su visualización.

El video se podrá reproducir una vez esté subido y no haya vuelta atrás. El único feedback que se puede recibir son los selfies de tus seguidores reaccionando a la par que ven tu publicación. Esta herramienta ha recibido críticas de todo tipo, pero una cosa esta clara, las cifras hablan por si solas, solo ocho días después de su lanzamiento los usuarios de Beme habían compartido 1,1 millones de vídeos y generado 2,4 millones de reacciones. ¿Cómo un producto tan peculiar consigue tener tal acogida por el público en tan poco tiempo? Casey Neistat lo tiene claro, Youtube es el lugar ideal para dejarte ver y que te vean.