Tras el éxito de Isabel era de ley imaginar que intentarían hacer la continuación o como así sucedió empezara por  Carlos V. A la serie se le debe reconocer muchos méritos. Los guiones, la actitud de los actores así como la elección de los mismos son un acierto. Hay partes que no son de tanto mérito. En el último capítulo emitido hemos asistido a ver como la seria daba por zanjada la revuelta comunera, sin más conocimientos de ella que los principales líderes y poco más, en esta ocasión se debe de decir que es un error.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Es un error que se podía haber subsanado si la historia de Cortés fuera una serie aparte, puesto que el mismo peso del  personaje de Cortés hace que el protagonismo de Carlos se vea menguado.

Creo que la revuelta de los comuneros no se ha resuelto con profesionalidad dándole la importancia que se merecía ese acontecimiento histórico. Por supuesto el mayor error es no hacer referencia ni tan siquiera a lo que se conoció como Germanías, es cierto que era un movimiento parecido al comunero en algunos aspectos, pero había otros tantos puntos donde diferían, contando que son movimientos que se dan en reinos distintos, aunque pertenezcan a la misma corona y en la serie solo se hace referencia a la revuelta de los comuneros.

      Otro déficit que se puede observar de la serie Carlos, rey emperador es que al querer contar todo lo que políticamente rodeó al reinado de Carlos hace que el protagonista se sitúa a la altura de otros personajes. Por ejemplo, el foco de América es una historia como ya contaba que tenía que realizarse en otra serie y así daría más espacio a contar en más profundidad temas como las comunidades o poder introducir la diferenciación entre Movimiento comunero y Germanías.

Vídeos destacados del día

     Con Isabel se veía claramente quien era el personaje protagonista. Es cierto que Fernando era un protagonista muy destacable pero se notaba que Isabel estaba por encima en el peso que tenía sobre la serie. Todos las demás figuras de la serie podían tener un papel más o menos destacable pero ni por asomo se situaban a la altura de Fernando e Isabel en el peso que llevaban sobre la serie. En la serie que aborda la llegada de Carlos V, se pueden ver personajes que están a la altura del peso que lleva el actor que interpreta al emperador.  Francisco I de Francia y su madre tienen mucho peso en la serie, Cortés es otro personaje que está a la altura del mismísimo protagonista y con la aparición de Lutero vemos como el Príncipe de Sajonia y el mismo Lutero adquiere una importancia que puede llegar a su altura e incluso el propio hermano del emperador, Fernando, adquiere una importancia que en algunos momentos no sólo eclipsa a Carlos, sino que demuestra o da síntomas de estar más preparado que Carlos.

Por lo tanto a parte del déficit en el relato sobre algunos momentos históricos como bien decía los concernientes a las Comunidades o la omisión del movimiento de las Germanías, la serie tiene un exceso de protagonistas donde hace que en algunos momentos el telespectador pueda perderse.

      Aún así es una serie que merece la pena ver, entretenida y adecuada para todos los públicos.  La época de Carlos V fue una época difícil de reflejar en una serie o en una película, por eso al enfocar la serie desde todos los puntos para abarcar todos los acontecimientos nacionales e internacionales no ha relatado ninguno de forma completa y clara. Han abarcado mucho, pero han apretado poco.