Menuda entrada la de la última ganadora de Gran Hermano en España en Big Brother México de hace unas horas. Paula, que llegó para pasar unos días con sus cuates en la casa del programa de telerrealidad que se emite en el Canal 5, no ha querido perder el tiempo.

Y es que antes de entrar al encierro, donde le esperan todos los concursantes de esta edición del Big Brother azteca, la rubia ha tenido la oportunidad de tener un encuentro a solas con dos de los participantes del concurso como fueron Sargento Rap y Chintro, con quien la española tuvo más que palabras.

El primer encuentro fue con el Sargento Chintro, quien aprovechó el primer impacto del acento latinoamericano y de una cita a solas, sin nadie interrumpiendo y con la intimidad necesaria para atacar, para así poder llevarse a la joven tatuada a su terreno y así poco a poco introducir a la guapa en el romance mexicano.

Con poco en el estómago y algún tequila de por medio, Paula fue poco a poco muriendo de amor por este y no tardó en dejarse camelar para así, en un momento determinado, acabar probando las mieles de los hombres de México muy poco tiempo después de aterrizar en el programa. ¡Esta chica es un filón!.

Pero ojo porque la cosa no queda aquí. Tras la primera y fructífera cita de Paula, la española tuvo una segunda, en este caso con Chintro, quien tampoco perdió la oportunidad para seducir a la nueva y disfrutar de la nueva carne fresca que se le ponía delante con un acento de lo más sensual y que no tardó en seducirle.

Sin embargo, Chintro, aunque retomó a Pau algo más tórrida que al aterrizar, no consiguió llegar tan lejos como su predecesor, si bien también tuvo tiempo de tener encima, acariciar y acercar sus labios a la nueva después de charlar de tatuajes y de platicar durante un rato en el que Chintro aprovechó para prometerle un viaje por México para cuando salgan.

Vídeos destacados del día

No sabemos si finalmente aceptará Paula o no, o si será capaz de seguir liándose con otros habitantes de la casa los días que allí esté. Parece que nadie quiere que Pau vuelva a España.