Quien más y quien menos ha escuchado hablar sobre esta serie. A veces calificada como terrorífica, otras, un golpe bajo, de risa. Y es que AHS vuelve a estar de moda porque estrena su quinta temporada con nuevos fichajes, como la célebre Lady Gaga. La FOX (The Walking Dead, Modern Family) nos trae nuevas historias que, esta vez si, esperamos que nos hagan movernos del asiento para algo más que acomodarnos. 

MURDER HOUSE, la sangrienta y subida de tono primera temporada acaparó el interés de la audiencia española. El último capítulo de ésta superó el número de telespectadores con respecto al episodio piloto. Esto es algo que sólo ocurre en esta primera, a pesar de no estar establecida con respecto a otras.

La segunda temporada,  ASYLUM, dio un paso más allá en su tratamiento, pero no fue el impulso suficiente para las temporadas venideras, y es que, todo lo que sube, baja. Otra serie de la FOX con una situación parecida fue Prison Break, aclamada por sus dos primeras temporadas y apaleada por las dos siguientes. 

Una característica de las temporadas de AHS es que son independientes entre sí. Quizá eso es lo que gusta, como True Detective, que sigue esta misma fórmula. Pero a su vez puede ser lo que no termina de hacer 'click' en el espectador, puesto que no tiene el efecto enganche y continuación de otras Series. Otro arma de doble filo para esta quinta temporada puede ser el fichaje de alguien tan famoso y encasillado en algo en concreto. Lady Gaga puede ser un acierto o la peor de las decisiones. 

Y yo me pregunto: ¿Deberían haber terminado con la segunda temporada, a pesar de las peticiones de continuación de la audiencia? O por el contrario...

Vídeos destacados del día

¿Se trata de falta de esfuerzo por parte del creador y guionistas? Algo que podría haberse arreglado ofreciendo un producto más elaborado y menos masivo. El declive puede asociarse a la pérdida de interés por las historias mostradas. También a la marcha de fichajes estrella, como el "hasta luego" de Jessica Lange en esta última y reciente temporada, o simplemente la falta de innovación en un género muy desgastado. Lo que está claro es que, como bien cita nuestro sabio refranero español: "Lo poco gusta y lo mucho cansa."