Alejandro Amenabar visitó el pasado domingo el plató de Cuarto Milenio, junto a Iker Jiménez y Carmen Porter, allí habló de su última película, Regresión, fue  estrenada el pasado viernes, y  los críticos prevén que será uno de los grandes éxitos de taquilla del Cine español en 2015. El satanismo, el miedo, y el poder de la mente humana son los temas que se tratan en la película.

El famoso director español comenzó explicando su principal propósito, “Hacer una película en la que trate del demonio y de la mente humana”. Ante las preguntas y comentarios de Iker Jiménez sobre el tratamiento que se realiza del satanismo y de la búsqueda del sentimiento de `Miedo primario´ en la película, Amenabar aclaró cuál fue el punto de partida que le llevó a componer el argumento de Regresión; “Quería servirme del miedo que sentía cuando veía películas de terror de pequeño y al tropezar con el satanismo tuve claro cuál era mi propósito, quería que la película tuviera una base realista”.

La conmoción que sentía la sociedad estadounidense entre los años 80 y 90 por una serie de crímenes relacionados con el satanismo que se relacionaron con la actividad de sectas satánicas animó al director; “Cuando un tema no se ha tocado con anterioridad te lanzas de cabeza. El terror es el género que más rápido envejece y en este relato podía hablar de la mente de cómo nos pone puertas y en ocasiones nos engaña”. Amenabar también matizó que “ Regresión no es una película de miedo, sino una película en la que se habla del miedo”.

Por último, el director de definió como una persona miedosa, sobre todo en su infancia; “Ese sentimiento de pánico me impulsa a hacer películas y a entrar en contacto con el misterio, no sé si es porque me gusta saber que el miedo está tras la pantalla. En la película también intento mostrar como quitar el fleco del miedo te hacer ser objetivo con la realidad”·

El misterio del satanismo 

En el programa se analizó el fenómeno del satanismo en Estados Unidos durante la década de los 80. Los casos, explicados por Carmen Porter, comienzan en 1976 cuando Michelle Smith es tratada por un psiquiatra debido a la depresión que padece tras sufrir un aborto, tras someterse a 600 horas de hipnosis llega a trasladarse a los cinco años de edad, relata que su madre abusó de ella, y que durante un año, un grupo de encapuchados a los que no reconoció hacían rituales de sangre, incluso en su última visión, relata que el diablo apareció para ocultarle las cicatrices producidas en su cuerpo durante los abusos.

Vídeos destacados del día

Este relato abrió el debate sobre si lo que cuenta es cierto o es producto de películas o relatos con los que la paciente ha tenido contacto durante su vida. Todo esto trajo consigo la publicación de un libro titulado Michelle recuerda. El siguiente caso que se trata es el de 170 niños que declaran haber sufrido abusos en los túneles de su guardería, reconocieron que veían mujeres embarazadas a las que se les rajaba la barriga para extraer al niño y desmembrarlo, también expusieron que fueron obligados a beber un líquido que les adormecía y además entre sueños reconocieron a policías y profesores encapuchados haciendo estos ritos.  

Durante los años 90 en Suecia varios niños declaran haber sufrido abusos sexuales en los bosques, además, hacían dibujos en los que se apreciaban figuras demoniacas, a pesar de que no se encontraron pruebas, las Historias y los dibujos de estos niños que no se conocían eran muy similares. Otro caso fue el de los Keller, una pareja acusada por su terapeuta de haber cometido abusos, fueron condenados a 20 años de prisión, y en todo momento negaron haber cometido tales infracciones.

Finalmente, Iker Jiménez habló de Stanislav Grof, psiquiatra Checo que habla de la repetición de arquetipos en todos los relatos a pesar de la falta de pruebas. El presentador del programa terminó hablando del poder de la mente humana y su capacidad de crear un misterio que realmente no exixte.