Desde una ventana con todo el aspecto de llevar tiempo descuidada vemos acercarse un coche. De él baja, aunque ese detalle se nos omite, una mujer que llama por su teléfono móvil pero no consigue contactar con la persona que pretende. Desesperada, entra en la casa y comienza a quitarle a los muebles las mantas que los cubren. Nuestra protagonista quiere, de este modo, manifestar su intención de afrontar el pasado, pero es que a continuación nos lo va a detallar... cantando. La primera nota del piano se escucha cuando abre los ojos. Qué precioso arranque para una balada tan sentida.

Hello es su título y pertenece al nuevo álbum de Adele, 25, que se publicará el próximo 20 de noviembre.

En la canción que sirve de primer sencillo, nuestra chica intenta localizar a aquel al que hace tiempo destrozó, sin conseguirlo, y por si pudiera oírla, convierte en público su arrepentimiento, para que incluso los demás sepamos lo mucho que lamenta haberle hecho daño, porque también se lo ha hecho a sí misma.

Lo que se hace evidente es que si no obtiene respuesta es porque a él ya no le importan las razones de los cientos de intentos que ha hecho por enmendar sus errores. Ya esos fallos, sean los que fueren, solo le pertenecen a quien los cometió. Por eso Adele afirma estar llamando desde el otro lado, el único en el que todavía están abiertas las heridas.

El desamor hecho Música. Algo tan recurrente en este arte que se queda en cosa menor si la canción no alcanza un cierto nivel, pero que en las manos, y sobre todo en la voz de Adele se transforma en algo más, porque llega a tocarnos tan hondo que logra de sus interpretaciones auténticas joyas.

Vídeos destacados del día

Rodado en un intenso y maravilloso blanco y negro, los colores de la suprema elegancia, la mirada al presente se mezcla con la vista atrás, con aquel momento en que fue ella la que no quiso contestar.

Estupendo trabajo del canadiense Xavier Dolan, director del videoclip, un joven idolatrado por muchos debido a Yo maté a mi madre o Mommy, película que fue presentada por su país para competir en los pasados Oscar, pero no logró superar el corte que llevara a la cinta a la lista de ocho finalistas, previa a la definitiva de nominaciones, para el enfurecimiento masivo de sus fans. 

Si se dieran Oscars a los videoclips este sí sería merecedor de candidatura. En cambio la que sí puede presumir de contar con uno en su haber es Adele, ya que ganó el correspondiente a la mejor canción del año 2012 por su tema Skyfall, de la película de James Bond del mismo título, un clásico entre las canciones del agente secreto y una composición sin precedentes: es la única que ha conseguido el premio de la Academia de todas las que nacieron para la saga.

25 llega cuatro años después de 21, con el que vendió 11 millones de discos en todo el mundo. Desde su último trabajo ha tenido un hijo y ha frenado su actividad, pero ya está de vuelta y no puede ser más bienvenida.