La gala de este martes nos dejó muchas muestras de lo que uno de los concursantes de este Gran Hermano es capaz de hacer. Suso, que parece haber heredado algunos de los dones de su supuesta madre falsa Maite, se ha convertido esta semana en protagonista de la vida en la casa de Guadalix por derecho propio.

El concursante catalán, a pesar de haber estado ausente durante todas las conexiones de la noche del martes sumergido en un profundo sueño, pareció cobrar vida una vez terminado el programa.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Entre sus comentarios, destaca una conversación con Sofía sobre su madre Maite donde él le dice que “esto es un campamento de verano sin Maite. Prefiero una persona que se pasa a esto, todos callados...”.

Suso deja las cosas claras a Sofía

Por enésima vez, la pareja que más juego está dando dentro de Gran Hermano se encuentra para tener una de esas conversaciones extrañas a las que tanto nos tienen acostumbrados.

Ella intenta picarle diciéndole que le gustan los de 30 años porque tienen temas más interesantes sobre los que hablar a lo que Suso, lejos de sentirse menospreciado, responde con un rotundo “Puede ser más inteligente o guapo que yo, pero si yo te digo Sofía ven, él se queda con el ramo de flores en la mano y tú te vienes conmigo” como si fuese el Don Juan, no ya de esta, sino de todas las ediciones del programa.

Comando nocturno para robar comida

Poco después de tener esa conversación, la pareja, junto con Muti, decidieron ir al almacén a comer algo porque tenían hambre. El problema es que horas antes el súper les había comunicado que la prueba no estaba superada y que no podrían comprar más comida, cosa que parece no entender el trío que, a las tres y cuarto de la mañana, arrasa con un bote de nocilla en su totalidad, dejando el resto para sus compañeros porque a Muti, después de todo, no le parecía bien lo que estaban haciendo.

Vídeos destacados del día

Así, después de la expulsión de Maite, Suso se aburre en la casa de Gran Hermano y ha decidido terminar su aburrimiento a costa de hablar de los demás y robar comida, siendo plenamente consciente de que de ésto no se puede enterar nadie. Con la gala del jueves tan cerca, quién sabe si el nominado Muti podrá pagar los actos de su gran amigo, o si la audiencia  será paciente hasta que llegue la hora de Suso.