Se está rumoreando en todos los medios de comunicación que el matrimonio de Jesulín de Ubrique y Maria José Campanario podría estar pasando por un proceso de ruptura. Algunos medios apuntan a que, en este caso, la causa podría haber sido una posible infidelidad de ella, aunque nadie se ha atrevido a confirmarlo, quedando solo en especulaciones. La verdad, de momento solo la saben ellos.

Estos rumores los hemos estado escuchando de la pareja desde el mismo momento en que empezaron a salir.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Tras muchos años de desmentir este tipo de noticias la pareja todavía no se ha pronunciado. Como decía nuestro querido Raphael "Que sabe nadie". ¿Será cierto? ¿Estarán pasando por un duro momento o se estarán frotando las manos al saberse en el punto de mira de los medios? No olvidemos que salir en las revistan dando exclusivas es un negocio muy rentable.

Sea como sea y tras la noticia me pregunto si será una mala racha amorosa o económica. Tal vez el tiempo nos desmienta o nos confirme la noticia.

Lo cierto es que María José Campanario hace tiempo que pasa temporadas fuera de casa por sus estudios de Odontología. Al parecer los estudios le han ido muy bien. ¿Habrá hecho nuevas amistades? ¿Habrá abierto ya la clínica dental o se estará preparando para trabajar?

¿Se atreverá alguien a preguntarle a Belén Esteban su opinión?

En fin, si se separan todavía les quedará el disgusto o el regusto (según se mire) de formar parte del colorín mediático a lo largo de todo el proceso.

Espero que todo quede en rumores ya que a estas alturas y con dos hijos de por medio que una familia se rompa nunca es una alegría. Ni siquiera cuando se le pueda sacar provecho económico.

Vídeos destacados del día

Veremos a ver en que acaba todo esto. Hasta próximas noticias o declaraciones previa exclusiva o ¿Quién sabe? puede que la hagan gratuita y altruistamente o que salga una tercera persona hablando para subirse al carro.

No es que dude de la veracidad de la noticia pero soy consciente de que el trabajo está escaso, la gente es ambiciosa y las exclusivas muy suculentas.