María José Campanario, esposa de Jesulín de Ubrique, ha estallado de rabia y ha contado toda la verdad sobre su supuesta relación con un hombre. Ha afirmado por activa y por pasiva que nunca le ha sido infiel a su marido, y que no piensa hacerlo jamás. Los rumores, afirma, los han sacado gente mala de este país, que nada más que piensa en hacer daño a su familia y a ella.

María José, recientemente ha tenido que estar en el hospital, y ha podido ver durante su ausencia como toda su vida se venía abajo gracias a los mediadores de algunos de los programas especialmente de la cadena de Telecinco.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Sin motivo alguno y prueba evidente, la acusaban de mantener una relación con el conocido odontólogo Francisco José Teixeira, padre de familia. Tal y como afirmaba la Campanario, resultó verdaderamente vergonzoso como reporteros detenían a Francisco en la calle con sus hijos presentes para preguntarle por su relación con ella.

Es tal el enfado de la mujer de Jesulín de Ubrique, que ya se está poniendo en mano de sus abogados para tomar acciones legales contra los responsables de estas difamaciones. Afirma en un comunicado que ha hecho recientemente, que han lastimado de una forma muy notable su imagen pública, tanto la de ella como la de su marido, el cual se gana la vida con el cariño y aprecio de la gente, y son acciones como estas las que lo hacen distanciarse de su querido público.

Todo el malentendido de su relación con el odontólogo comenzó por una supuesta fotografía donde aparecen ambos algo más acaramelados de la cuenta. Sin embargo, en la fotografía real también estaba presente su marido, Jesulín de Ubrique, y que la imagen está totalmente sacada fuera de contexto, puesto que como afirma la Campanario, se tomó en tono jocoso como divertimento.

Vídeos destacados del día

En una conversación por teléfono con la presentadora Susanna Griso, comentó que en ningún momento había tenido problemas con su esposo por este motivo, puesto que al odontólogo solo lo había visto dos veces en su vida y era tan absurdo que no merecía la pena.