Ayer por la noche dijimos hasta nunca al peor Reality de Telecinco en una final descafeinada, larga y aburrida, aunque viendo el desarrollo de las anteriores galas no esperábamos mucho más, pero podían haber echado el resto y así por lo menos nos hubiese quedado un buen sabor de boca y un mejor recuerdo.

Isaac y Mari Carmen estaban nominados y fue esta última la expulsada por la audiencia al grupo de los rescatados, con lo que quedaba bastante claro que nadie esperaba ni quería lo que vino después. La gala fue un sucedido de vídeos mostrando los mejores y peores momentos de cada concursante que como eran muchos, parecía que nunca se iba a terminar.

Los colaboradores como siempre a gritos y pisándose unos a otros sin que Jordi González, como siempre también, hiciese mucho por moderarlos. No entendemos porque ha vuelto a aparecer Mari Ángeles, madre según ella de la "mejor reportera de Telecinco" (así son madre e hija de prepotentes) aquella señorita de infausto recuerdo llamada Aida, que desencadenó un conflicto diplomático con el embajador de México lo que motivó su fulminante despido, del que seguimos dando gracias ya que su presencia en pantalla daba siempre vergüenza ajena. Esperemos que "madre" no sea la avanzadilla y estén pensando en volver a contratarla, con las redes sociales en pie de guerra contra Sálvame y Sálvame Deluxe, tienen bastante de que preocuparse para no seguir perdiendo audiencia y sobre todo credibilidad.

De los cuatro finalistas, estaba cantado que el pasaporte sería para el gran sufridor: Christian.

Vídeos destacados del día

Un chico que como superviviente no ha destacado, pero a quien el morbo generado por sus amoríos frustrados le ha reportado ser ganador y ahora una vez finalizado el concurso es una de las bazas con las que cuenta la cadena para tardes y noches de gloria a costa de peleas, desengaños, posible reconciliación, en fin todo un abanico de posibilidades que está claro no iban a dejar que se perdieran.

Quedaba el pasaporte otorgado por la organización al grupo de rescatados, en el que estaba Two Yupa, la más auténtica superviviente que ha pasado por la Palapa ibérica, siempre sin quejarse y siempre buscando una buena convivencia. Ese ha sido su fallo: no es conflictiva y tampoco va a dar ningún juego morboso, así que a pesar de ser la favorita de los colaboradores y seguramente de parte de la escasa audiencia del programa, la organización optó por darle el pasaporte a Mari Carmen.

Las protestas de colaboradores y público asistente fueron unánimes, pero la suerte estaba echada y esta señora que en la isla va a estar nominada rápidamente porque la convivencia con ella es difícil y porque diga lo que diga ha hecho el papel de su vida y que seguro que antes de salir expulsada tendrá broncas con todo el mundo y nos regalará algún gesto obsceno de los que acostumbra como postre, será concursante en Supervivientes 2016. Empezamos bien.