Al final los pronósticos se cumplieron y Maite fue la más votada por el público para abandonar una casa en la que su fuerte carácter y enfrentamientos con varios de sus compañeros fueron vitales para ser nominada, lo que unido a que su manera de ser no ha sido la más popular fuera hacían complicado que pudiera quedarse en el concurso.

Muchos pensábamos que la llegada al plató de Maite quizás serviría para que la aguerrida navarra se diera cuenta de los errores que ha tenido a la hora de concursar, desde su entrada se hizo patente que ella se quiere mucho y pese a tener a una periodista de personalidad como es la Milá, no se desvió un ápice de todo lo que ha expresado en el concurso.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Dos mujeres de tanta personalidad no llegaron a tener un debate demasiado incendiario, podríamos decir que fue de "guante blanco", quizás porque Mercedes es sabedora que si iba a la yugular podría tener un encontronazo imprevisible o simplemente que vio que no se podía sacar mucha sustancia de una Maite que parece que ha tenido un pasado que la ha dejado un poso de dureza difícil de romper, a esto mismo al final del programa aludió una Mercedes que fue bastante condescendiente con una concursante que cometió errores de adolescente.

No sabemos si en el debate el domingo serán capaces de sacar algo de la navarra pero parece complicado, quizás los familiares que hablaron mal de ella puedan sacar algo en algún "Deluxe" que a buen seguro haga la cadena para rentabilizar el paso por el concurso de una mujer que se puede decir que ha causado de todo menos indiferencia.

En el fondo y por su reacción parece que ella ya veía que podía salir, su hija también parece que lo veía venir, como también le recordó en una conversación con la propia Maite que quizás no estaba teniendo un comportamiento propio y mesurado como el que se debe tener en un concurso que tiene una audiencia tan variada. Ante el "Super" Sofía incluso llegó a admitir que el paso de su madre por la casa podría incluso acarrearle problemas a ella.