Frederick Charles Krueger renació en el 1984 de lo más profundo de los infiernos con la ayuda indudable de la mente de su progenitor. El horrible “monstruo” que acechaba en las pesadillas después de muerto a los niños de Elm Street, recibió en 1996 el regalo de tener un hermano igual de temible que él con diferente nombres pero con un denominador común tan terrorífico como mítico: Ghostface. Ambos lloran la muerte hoy de su padre.

 

Wes Craven ha fallecido hoy a causa de un tumor cerebral a la edad de setenta y seis años.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

A incontables les ha pillado esta noticia por sorpresa y es que en la mente de muchos de sus fans, Craven era ese “Peter Pan” eternamente joven del mundo de la ilusión más terrorífica, que nunca aparentó la edad que tenía gracias a su inventiva, su forma de modificar el Cine de miedo a medida que el mundo avanzaba.

 

En los años setenta, Craven empezó su carrera como director. Pese a los escasos medios de los que disponía para sus primeras películas pronto fue denominado director siniestro por lo controvertido de algunas de las escenas que se consideraron demasiado específicas para la época. Una de sus primeras películas como guionista, director y actor fue una pornográfica que registro bajo el seudónimo de Abe Snake.

 

Al llegar los ochenta y con el guión de Pesadilla en Elm Street bajo el brazo, fueron muchas las puertas a las que tuvo que llamar siendo rechazado una y otra vez al considerar la película demasiado surrealista y poco creíble. Pero al final New Line Cinema apostó por su proyecto que se convirtió en todo un éxito y del que se hicieron varias secuelas.

 

Desde 1984 hasta la última película de la saga, el villano de la mano de cuchillas se fue convirtiéndose, junto a su creador, en uno de los más famosos dentro de la historia del cine de terror.

Vídeos destacados del día

Lo más significativo, quizás para todos aquellos que apreciamos que una buena parodia es la máxima distinción de haber llegado a lo mas alto, fue la aparición de Freddy en un episodio de Los Simpsons, de la mano de Willy el bedel del colegio de Springfield.

 

Desde la fuente de sangre invertida que inundó el cuarto de un jovencísimo Johnny Deep en la película A Nightmare on Elm Street, y que fue también el bautismo como actor del famoso Capitán Jack Sparrow, hasta el simple cuchillo utilizado en la saga Scream, Wes Craven se ganó la fama de uno de los grandes del cine de terror.

 

Con las siguientes películas de la saga, el personaje de Krueger fue cogiendo fuerza en el sector del marketing. Pronto el rostro más terrorífico dentro del cine, estaba impreso en muñecos de acción, camisetas, máscaras, revistas, etc, haciendo que los beneficios para la productora que había apostado por la visión que tuvo Craven de ese mundo fantasmagórico de Oniro, fueran más que significativas.

 

Hoy, cualquier cementerio, cualquier casa de cualquier hermandad, cualquier callejón por muy oscuro y tenebroso que sea, no será para nada un reto para aquellos que buscan emociones fuertes, para todos aquellos que necesitan sentir helarse la sangre en sus venas, pues, sin lugar a dudas, junto con su creador, hoy han dejado de existir aquellas dos figuras del terror de los ochenta y los noventa que nos hicieron temblar de miedo.

 

Al final sólo su creador pudo acabar con ellos con su propia muerte. ¡Descansar en paz genios del pánico!