Los lunes por la noche, TV3 tiene buen ojo para emitir varias series propias, de emisión semanal, de buena factura. La más lograda fue “Pulseras rojas”, de gran éxito internacional posterior. Y hasta hace poco, emitió la notable “Cites”, que tendrá segunda temporada.

Pues hoy ha apostado por un género que TV3 no explotaba mucho, pero sí otros canales: la serie de instituto, con profesores y alumnos. Un género mejor tratado en el cine, con la excelente película francesa “En la casa” de François Ozon, ganadora en San Sebastián, con una intrigante trama de profesor de Literatura fascinado por las redacciones de un alumno que escribe bien.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

En la Televisión suele caer en tópicos edulcorados.

La nueva serie “Merlí”, nombre del protagonista, nos muestra a un profesor de instituto, de mediana edad, divorciado y casi arruinado, que acepta la clase de Filosofía.

Muestra un arrollador protagonista, que eclipsa al resto, un grandioso Francesc Orella, que le da carácter al personaje, entre tranquilo, cínico y habiendo pasado por todo en la vida, pero con los pies en el suelo y sincero aunque ofenda a terceros.

Cada vez que sale Merlí, es lo mejor del primer episodio, ya que los otros personajes, hay unos que merecen subtramas propias de enjundia y otros no tanto, pero es algo que se sale de los moldes de las teleseries, sobre todo las de Telecinco o Antena 3: las frases de Merlí son profundas y no cae en chistecitos fáciles, lo contrario a cuando parece que lo más profundo que piensa un personaje de telecomedia es quién jugó la final de la Champions de fútbol de no sé qué año.

Su mejor escena es cuando hace levantar de sus pupitres a sus alumnos y les hace andar hasta la cocina.

Vídeos destacados del día

Les habla de los Peripatéticos, filósofos de la Grecia clásica que reflexionaban mientras andaban, y aquí hay varias frases muy bien dichas. Por ejemplo: “Callo por dos razones: para pensar la respuesta y para demostrar que cuando pensamos se nos mira mal. ¿No debería ser al revés? ¿No debería estar mal visto aquel que no reflexiona?”

En Twitter, las opiniones mayoritarias son de notable para el primer capítulo. Otros dicen que está llena de tópicos, que lo innovador de verdad sería que el profesor fuera mujer, que es extraño que el instituto de la serie no tenga inmigrantes y que todos los alumnos parezcan pijos. Aparte, las referencias a “El Club de los Poetas Muertos” que todos ven o que a alguno le recuerda a “Al salir de clase”.

Pero entre los que la elogian, uno decía “Merlí o cómo conseguir que te hagan pensar en prime time. Entretenimiento, servicio público y nostalgia de los buenos profes”; otro, “Por suerte no es ficción, en Catalunya tenemos unos profesores brillantes”.

El guion, eso sí, tenía altibajos y funcionaba más cuando Orella estaba en escena, pero es el típico capítulo de presentación de personajes. Se pretende que todos ellos parezcan cercanos al espectador, catalán en este caso, pero que pueden ser universales.