Mercedes Milá no ha tenido demasiadas dificultades en hablar de la etapa que está pasando y de su relación con "Gran Hermano" uno de los programas que más éxito ha tenido en la televisión de nuestro país y clave en la dilatada carrera de una de las periodistas grandes de nuestro país.

La catalana ha concedido dos entrevistas a las revistas "Semana" y "Lecturas", donde si problemas ha reconocido que estuvo cerca de rechazar estar al frente de Gran Hermano, ya que según ella ha estado a punto de arrojar la toalla e irse, el formato del programa es la principal razón y es que son muchos años presentando un programa que cada edición se ha alejado un poco más de la intención primera con que se realizó.

Su sinceridad se muestra en admitir que si sigue presentándolo es por un sueldo bastante jugoso que como ella misma dice le ayuda a seguir pagando su hipoteca y al que es bastante complicado renunciar. No obstante cree que el año que viene tendría que jubilarse, aunque no quiso dar más datos, lo dejó pasar con un "no me lo he planteado..."

Además de el dinero, reconoce que un porcentaje considerable de la decisión de continuar un año más ha sido como consecuencia del apoyo y el calor recibido por parte de la gente que le ha animado a seguir al pie del cañón. Mucha gente echaba de menos el programa y una confluencia de factores ha dado lugar a su continuidad en el concurso.

Por lo que se desprende de sus palabras parece que su tiempo al frente del programa estrella de Telecinco puede estar viviendo su última edición, difícil será imaginar en un futuro a otro presentador comandando el programa, aunque ya ocurrió en el pasado ¿se acuerda alguien del paso de Pepe Navarro como conductor del programa? la verdad es que no fue precisamente un paso muy recordado y mucho menos para bien.

Vídeos destacados del día

El presentador de programas como "Esta noche cruzamos el Missisipi" tuvo bastantes encontronazos con los concursantes y solo presentó una edición.

Veremos en que queda al final la decisión de Mercedes, lo que está claro es que la cuestión económica ha pesado en una alta proporción a la hora de que continuara en esta edición, para la próxima probablemente Telecinco tenga que buscar sustituto.